Buscar
Usuario

Noticias

Detenida tras lanzar dos falsas amenazas de bomba en la oficina de su novio para pasar más tiempo con él

Kayla Blake, de 33 años, enfrenta actualmente cargos por terrorismo bajo una fianza mínima de 1.500 dólares.

Detenida tras lanzar dos falsas amenazas de bomba en la oficina de su novio para pasar más tiempo con él Detenida tras lanzar dos falsas amenazas de bomba en la oficina de su novio para pasar más tiempo con él

Foto: Oficina del Sheriff del Condado de Somerset

Kayla Blake, una mujer de 33 años de Pittsfield (Estados Unidos), ha sido detenida y acusada de terrorismo después de denunciar dos falsas amenazas de bomba en la empresa Puritan Medical Products en un intento desesperado de pasar más tiempo en compañía de su pareja.

La primera amenaza fue notificada a la policía alrededor de las 09.00 horas de la mañana del pasado jueves 23 de septiembre. En dicha llamada de alerta, Blake dijo a las autoridades que iba a colocar una bomba en la planta de la empresa, una fábrica de implementos médicos de la ciudad de Pittsfield, situada en el estado de Maine.

La mujer fue detenida La mujer fue detenida, imagen de sustitución
La mujer fue detenida Oficina del Sheriff del Condado de Somerset

Dos horas después, Blake hizo una nueva llamada. En ella, dijo que pretendía colocar cuatro bombas más en una tubería cercana a la planta. Pero después y en un notable estado de desesperación, la mujer confesó a la Policía que todo era una mentira y que, en realidad, no tenía ninguna bomba y que solo quería que su novio, que también trabajaba en la farmacéutica, se quedara en casa junto a ella.

Una gran evacuación

Como consecuencia de las amenazas que lanzó Blake, los directivos de la empresa se vieron forzados a evacuar a los casi 400 trabajadores de las plantas de Puritan en Pittsfield y Guilford, según señaló la CBS. Al día siguiente, ya sabiendo que todo había sido una falsa alarma, los trabajadores pudieron volver a sus puestos de trabajo.

La mujer fue arrestada y trasladada a prisión, donde fue recluida y se le impuso una fianza de 1.500 dólares (más de 1.290 euros al cambio). Según relató el jefe de la policía de Pittsfield, Harold Bickmore, no es habitual recibir llamadas con amenazas de bomba, por lo que se activó de inmediato el mando y dispusieron el protocolo antiterrorista predeterminado para este tipo de casos.

El caso de Blake podría incluso tomar curso federal, ya que incluso la oficina del FBI fue avisada después de la segunda amenaza de bomba. El equipo especializado que se desplegó fue el encargado de identificar a la mujer que hizo las alertas falsas.

El pasado mes de junio, el Gobierno de Estados Unidos presentó una estrategia nacional para combatir el terrorismo interno, una prioridad del presidente Joe Biden después del asalto al Capitolio vivido durante el mes de enero.

Un portavoz de la administración de Biden declaró que las amenazas más importantes son los partidarios del supremacismo blanco y los miembros de las milicias antigubernamentales. Dijo también que el plan es "ideológicamente neutral" y aborda todas las formas de terrorismo.

Por ello, las falsas amenazas de bomba de Blake fueron tomadas muy en serio por las autoridades y su desesperado intento por retener a su novio podrían tener consecuencias mucho más serias de lo que pensó en un primer momento.

Artículos recomendados

Comentarios