Buscar
Usuario

Política

Frenar la Ley de Memoria Histórica y Violencia de Género: todo lo que VOX exige a PP y C's

La formación de Santiago Abascal será imprescindible para sostener el futuro gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía.

PP y Ciudadanos deberán frenar la Ley de Memoria Histórica y la de lucha contra la Violencia de Género si buscan el apoyo de VOX en Andalucía. Estas son las exigencias que ha marcado la formación de extrema derecha para dar un vuelco en el gobierno de la Junta. Si no cumplen, habrá nuevas elecciones.

Estos puntos serán fundamentales, porque ambos partidos necesitan la aprobación de Santiago Abascal. A pesar de que los naranjas niegan reiteradamente cualquier pacto, sus futuros socios de gobierno ya han firmado un acuerdo (que no ha trascendido en los medios). Todo quedó patente en una fotografía, con rúbrica incluida, en la que aparecían el secretario general del PP (Teodoro García Egea) y su homólogo en VOX (Javier Ortega Smith).

Los secretarios generales de PP y VOX han firmado un acuerdo programático que no ha trascendido a los medios "Los secretarios generales de PP y VOX han firmado un acuerdo programático que no ha trascendido a los medios"

La Ley de Violencia de Género será uno de los puntos más complicados de negociar. En el punto 84 del preacuerdo entre PP y C's, se detalla lo siguiente: "Impulsaremos un Gran Acuerdo contra la Violencia de Género en Andalucía que desarrolle en nuestra comunidad los avances logrados con la aprobación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género". Un plan que, además, contará con una partida presupuestaria específica.

Sin duda, este planteamiento es completamente contrario a VOX, lo que apunta a futuras concesiones, en todo momento en que la fuerza más votada (el PSOE de Susana Díaz) no parece dispuesta a ceder el bastón de mando a un partido que quedó por debajo de su nivel de apoyos.

Mayor consenso en cuanto a la derogación de la Ley de Memoria Histórica

Habrá que esperar a comprobar en qué están dispuestos a ceder Ciudadanos y PP (que han remarcado su intención de formalizar la investidura en una primera vuelta). Pero, sin duda, hay otro punto que sí acumula mayor apoyo: la derogación de la Ley de Memoria Histórica.

La propuesta de VOX es similar a la planteada por Pablo Casado durante las primarias a la dirección de Génova y cuenta con el respaldo de sus padrinos políticos, personalidades como José María Aznar o Esperanza Aguirre.

Pablo Casado tiene la intención de derogar la Ley de Memoria Histórica "Pablo Casado tiene la intención de derogar la Ley de Memoria Histórica"

Por parte del partido de Rivera se muestra mayor ambiguedad, aunque su posición de debilidad y la votación de algunas medidas que van en este sentido, muestran que no será uno de los puntos con mayores dificultades de prosperar. Además, los de Rivera han dibujado algunas líneas en este sentido, como paralizar la modifcación de la Ley de Memoria Histórica.

Sin duda, con la cercanía de la macrocita electoral de mayo, VOX necesita marcar un perfil propio y demostrar su capacidad de influencia en la vida política de Andalucía. El futuro Ejecutivo de PP y Ciudadanos no contará, en principio, con ningún miembro de la extrema derecha (frente al ofrecimiento de los populares), por lo que necesitarán marcar líneas rojas para dirigir la política desde el Parlamento.

Un Gobierno muy débil

Sin duda, la fragilidad parlamentaria del PP en Andalucía amenaza con un futuro gobierno especialmente débil. Los populares y Ciudadanos se repartirán prácticamente al 50% las consejerías, lo que hará fundamental cuadrar las agendas para no romper la coordinación del Gobierno.

Por otro lado, si VOX no aprueba los presupuestos de los próximos ejercicios, por cualquier diferencia con sus futuros socios, también tendrá la capacidad de adelantar las elecciones, abriendo la incertidumbre en un contexto especialmente volátil.

El futuro gobierno andaluz cuenta con una posición especialmente débil "El futuro gobierno andaluz cuenta con una posición especialmente débil"

Al igual que sucedió con la irrupción de Podemos en las europeas de 2014, los 12 escaños en el Parlamento de Andalucía son un revulsivo que permitirá ganar apoyos en las próximas elecciones que se avecinan.

Algunos barones territoriales del PP (como el posible candidato madrileño Ángel Garrido), ya han anunciado que no se negarán a recibir los votos de VOX. Porque, a partir de ahora, los gobiernos de este sector deberán formarse a partir de tripartitos.

Artículos recomendados

Comentarios