Buscar
Usuario

Noticias

Las denuncias archivadas de Juana Rivas no se investigaron y estudian posibles irregularidades

El próximo 3 de julio, una jueza italiana decidirá si las denuncias fueron correctamente archivas o debe abrirse un juicio penal.

El pasado 8 de abril, varios medios de comunicación se hacían eco de una noticia que se produjo, en realidad, hace ahora dos meses, en febrero: el archivo por parte de la justicia italiana de las ocho denuncias que Juana Rivas ha interpuesto en los últimos años contra su expareja Francesco Arcuri por malos tratos. Esta información se divulgó rápidamente en prensa digital y el nombre de Juana Rivas volvió a posicionarse en los primeros puestos de la lista de trending topics en Twitter. Sin embargo, la noticia del archivo de estas denuncias trascendió con ciertas inexactitudes que hoy aclaramos en Los Replicantes.

1 No son 'denuncias falsas'

Sus denuncias no fueron investigadas "Sus denuncias no fueron investigadas"

Para muchos, el hecho de que la Justicia italiana archivara en febrero las ocho denuncias que Juana Rivas presentó contra Arcuri ha sido suficiente para catalogarlas de 'denuncias falsas', haciendo así una generalización que no se sostiene con los datos que el Ministerio Fiscal facilitó hace un tiempo acerca de este tema (solo un 0,01% de las denuncias presentadas por violencia de género son falsas).

Si las denuncias de Juana Rivas no han prosperado, no ha sido porque sean falsas, sino porque no se han investigado. Ni ella ni sus hijos han sido valorados por un equipo multidisciplinar y especializado en violencia de género, ni sus demandas han sido atendidas en ningún tribunal penal, lugar natural donde se tramitan las denuncias por violencia de género.

2 Los supuestos malos tratos no han sido valorados ni tenidos en cuenta en ninguno de los procesos judiciales

Francesco Arcuri, la expareja de Juana Rivas "Francesco Arcuri, la expareja de Juana Rivas"

Ninguna de las ocho denuncias de Juana Rivas ha sido investigada. El juzgado italiano que decidió archivarlas lo hizo apoyándose en el informe que la perito Ludovica Iesu realizó semanas antes, en el que catalogaba a Francesco Arcuri de "buen padre" después de concluir que sus hijos presentaban Síndrome de Alienación Parental, es decir, que habrían sido manipulados por su madre para testificar contra su padre. Sin embargo, este supuesto síndrome no existe: no solo no tiene base científica, sino que ha sido expresamente rechazado por la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría, entre otras instituciones médicas de alcance mundial.

El informe de Ludovica Iesu, que para muchos puede ser la prueba definitiva de que Juana Rivas miente y de que sus hijos han sido manipulados para imitar su discurso, no admitió sin embargo testimonio alguno que tuviera relación con los supuestos malos tratos que habrían sufrido Juana o los niños en el ámbito familiar. En marzo, un tribunal decidió otorgarle la custodia de los niños a Francesco Arcuri. Esta decisión judicial se tomó sin tener en cuenta ninguna de las ocho denuncias de malos tratos interpuestas contra el italiano.

3 Un 'síndrome' inventado para proteger a los maltratadores

El SAP es negado por la OMS y por la APA, entre otras instituciones "El SAP es negado por la OMS y por la APA, entre otras instituciones"

De existir, el Síndrome de Alienación Parental consistiría en el conjunto de actitudes y comportamientos hostiles de un/a menor hacia uno de sus progenitores, supuestamente, alimentados por el otro cónyuge. No sería más que la manipulación que el padre o la madre ejerce sobre un hijo o hija en contra del otro progenitor y que se daría, mayoritariamente, en procesos de divorcios y custodia de los hijos.

No existen criterios diagnósticos para evaluarlo, no se ha desarrollado tratamiento alguno y tampoco se estudia teniendo como marco de referencia el método científico. Es, a todas luces, una falacia que, sin embargo, se sigue utilizando en procesos judiciales complicados en los que los menores se posicionan a favor de un progenitor y en contra del otro.

En ocasiones, ciertos peritajes de parte diagnostican este síndrome para favorecer a una de las partes y justificar, así, el desapego del menor con uno de sus progenitores. En los casos más graves, las defensas de algunos supuestos maltratadores utilizan este síndrome para desacreditar la versión de los menores que afirman haber sido testigos de la violencia que sus padres han ejercido sobre sus madres y negar, así, los hechos de los que se les acusa.

4 El 3 de julio se decidirá si hubo o no irregularidades en el archivo de las denuncias

Los abogados de Juana Rivas consideran que el proceso ha contado con multitud de irregularidades. Es por ello que su equipo jurídico recurrió al archivo de estas denuncias, por lo que el próximo 3 de julio se celebrará una vista que conducirá la jueza Mª Cristina Ornano. Esta magistrada tendrá que decidir si el archivo de las ocho denuncias está fundamentado o si, por el contrario, hubo irregularidades en su tratamiento y abrir, como consecuencia, un juicio penal para resolverlas.

5 El hijo mayor relató episodios de malos tratos

Juana junto a sus hijos "Juana junto a sus hijos"

Cabe recordar que el hijo mayor de Juana y Francesco, de doce años, pidió durante meses y en reiteradas ocasiones, verbalmente y por escrito, ser escuchado. El pequeño afirma haber sido testigo de la violencia que su padre habría ejercido sobre su madre, además de denunciar malos tratos hacia él mismo y hacia su hermano, de cinco años. Tras meses de insistencia, y gracias a la presión ejercida por la Embajada de España, un juez italiano y el fiscal general sustituto del Estado en Cagliari escucharon el testimonio del menor durante casi dos horas.

El joven relató las agresiones e insultos que supuestamente reciben tanto él como su hermano por parte de su padre Francesco Arcuri, episodios que están recogidos en todas las denuncias que Juana Rivas ha presentado contra su ex. Sin embargo, ni el testimonio del hijo mayor, ni sus partes de lesiones, ni las denuncias de Juana han servido para que la justicia italiana proteja a estos menores, que actualmente viven con su padre tras habérsele otorgado la custodia. La mayoría de estas decisiones judiciales se apoyan en el informe de la perito Ludovica Iesu, que defiende la existencia del inventado Síndrome de Alienación Parental y que es, además, discípula de Giovanni Battista Camerini, el perito de parte de Francesco Arcuri.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados