Buscar
Usuario

Economía

La denuncia de una trabajadora de Artiach: 750 contratos temporales y 13 años sin vacaciones

Ainhoa Marigorta y seis compañeras más llevaban 16 años trabajando en Artiach en condiciones precarias, hasta que han decidido denunciar a la empresa.

La denuncia de una trabajadora de Artiach: 750 contratos temporales y 13 años sin vacaciones

Ainhoa Marigorta es una de las exempleadas de Artiach que decidió denunciar, mediante el sindicato LAB, las condiciones tan precarias con las que tenía que vivir junto a sus seis compañeras. Por ello, ha sido despedida. 

Si bien es cierto que tanto Marigorta como sus compañeras pasaron por condiciones deplorables, el caso de Ainhoa es el más grave. Por ello, Ainhoa ha narrado a El Diario Norte cómo fueron sus 16 años trabajando en la empresa:

750 contratos temporales

La extrabajadora de Artiach se ha hecho con un total de más de 750 contratos temporales, repletos de irregularidades: "Por ejemplo, yo estoy haciendo una baja tuya y tú vienes a trabajar y el mismo día estamos trabajando las dos en la fábrica. Empezamos con contratos por la ETT Randstad hasta de un día. Al mes podíamos trabajar tres días, seis días, cuando a ellos les venía bien. Muchas veces nos decían 'venid hoy a las 10 de la mañana' y las 12 nos decían que no, y nos volvían a llamar a las 13:15 para entrar a las 14:00 y tienes que decir que sí. Trece años sin vacaciones de verano, anteponiendo siempre el trabajo a mi familia", denuncia. 

Ainhoa tuvo más de 750 contratos temporales a lo largo de 16 años "Ainhoa tuvo más de 750 contratos temporales a lo largo de 16 años"

Especialmente vergonzosa fue la situación que vivieron en 2016. La empresa decidió introducir un "test de integridad" para seleccionar al personal. Ella asegura que dicho test no tiene ninguna validez, porque se hacía desde casa y no había ningún tipo de vigilancia: "Es un test que lo haces por ordenador, que te lo podía hacer cualquier persona, pero era para meter a la gente que ellos querían. Estas personas entraban con contratos de tres meses, luego de seis y ya les hacían fijos, mientras que a los que llevábamos más tiempo por no pagar la antigüedad o por lo que sea, no nos daban contrato indefinido". 

De esta manera, tanto ella como las seis compañeras que se decidieron a denunciar, vieron cómo las personas que a la empresa le interesaba se hacían con contratos indefinidos mientras ellas seguían encadenando trabajos temporales con peores condiciones.

Carta de despido y juicio

Habiendo sufrido dieciséis años con estas condiciones, las trabajadoras acudieron al sindicato LAB. Ainhoa ya había firmado un contrato en junio de este año, para trabajar durante el verano. Sin embargo, tras conocer su denuncia, le llamaron para decirle que no volviera a pisar la fábrica: estabadespedida: "La denuncia de LAB se hace y en junio, que yo tenía un contrato con la ETT en vigor para el verano, me llaman y me dicen que tengo que ir a Orozko, que tengo una carta de despido. Después, me dicen que no, que vaya a Llodio, donde está la ETT y que ahí la recogía. Ni siquiera me dejaron entrar en Artiach a recoger mi ropa porque decían que yo ya no trabajaba ahí".

Fabrica Artiach en Orozko "Fabrica Artiach en Orozko"

El grupo de trabajadoras contactó con el sindicato LAB, que fue quien llevó a cabo la denuncia a la Inspección de Trabajo. Dicha denuncia exigía que las siete trabajadoras pasaran a ser indefinidas. No obstante, la dirección de Artiach solo contrató a una. Han decidido plantarle aun cara a la empresa en un juicio que tuvo lugar el pasado martes.

Ainhoa admite que a pesar de que esta lucha es agotadora, se siente "esperanzada y agradecida" tanto a los medios como a las personas que les están apoyando. Además, aunque todavía desconocen la que será la resolución del caso,  asegura que "pase lo que pase" no pararán hasta conseguir lo que se merecen, un trabajo digno.

Asimismo, aprovecha también para pedirle al Gobierno vasco mayor supervisión en las subvenciones que le da a las empresas, porque ha sido testigo de que "utilizan el dinero del contribuyente para despedir a trabajadoras de esta forma y dejarlas totalmente desvalidas".

Artiach no se pronuncia

El medio anteriormente citado intentó ponerse en contacto con Galletas Artiach, aunque el intento no dio frutos. La empresa aseguró no tener permiso para hablar del juicio porque esas cuestiones se gestionan "desde Barcelona". Esto se debe a que desde 2015 la empresa Adam Foods gestiona Artiach y tiene una sede en la ciudad condal, controlada por la familia Ventura, que se encarga además del control de marcas como Cuétara o La Piara.

Por otra parte, el departamento de comunicación y marketing de Adam Foods es responsabilidad de NUPA S.A, aunque tampoco ha querido pronunciarse respecto al juicio.

Artículos recomendados

Comentarios