7 cosas que los caminanders odiamos de los runners

7 cosas que los caminanders odiamos de los runners

Su pasión es correr y nosotros no lo comprendemos. Estas son las siete cosas que los caminanders no soportamos de los runners

Vida Dany Blázquez Dany Blázquez 01 Septiembre 2015 17:00

Se han convertido en una auténtica plaga sin remedio. Algunos lo hacen por estética (para adelgazar esos kilos de más), otros por diversión. El resto, por superación. Entrenan cada día, haga frío, calor, llueva, tengan trabajo o no. Su vida es el deporte y, en concreto, correr. En muchas ocasiones lo hacen sin una meta establecida. Correr por correr. Otras, se preparan esquemas complicados utilizando un lenguaje interno, entendible solo por los que tienen la suerte de pertenecer al selecto grupo, con el que establecerse pequeños y grandes objetivos. Ellos son los runners.

Runners VS Caminanders "Runners VS Caminanders"

Por otro lado nos encontramos el resto: los caminanders (concepto acuñado por Ana Morgade en uno de sus monólogos). Los caminanders somos el polo opuesto a los runners. No necesitamos llegar a ningún sitio corriendo. Nuestros propósitos en la vida son otros. Mucho más cómodos, por supuesto. El deporte no nos importa y, no solo eso, sino que muchas de sus modalidades las conocemos solo gracias a nuestros amigos y familiares que, ahora, se dedican a correr.

Tenemos al enemigo en casa y estas son siete cosas que los caminanders odiamos de los runners.

1 Sus fotos y vídeos

Son exhibicionistas por naturaleza. Aman la cultura de enseñar. Les encanta mostrar sus logros, sus objetivos cumplidos y sus derrotas. «Aquí fue donde me dije: ¿dónde está el límite?». Su ilusión no es solo llegar a la meta, sino enseñarnos cómo lo hicieron. Sonríen al ver sus caras de sufrimiento en las fotos, al contemplar sus zapatillas desgastadas y sus ampollas en los pies. Por otro lado graban vídeos con la GoPro, los editan con el movie maker e incluyen canciones como 'We are the champions' para luego subirlos a youtube y deleitarnos con sus hazañas.

2 Que solo sepan hablar de deporte

Hay que tener cuidado si tienes a más de un runner en casa. Su único tema de conversación es el deporte. Por el camino van encontrando compañeros de fatigas y nacen nuevas alianzas, lo que hace que se retroalimenten unos a otros. Da igual si estás anunciando que has encontrado trabajo, que te vas a casar próximamente o si planeas independizarte de casa: el runner siempre encuentra la manera de interrumpirte y eclipsarte. La prueba que realizará el fin de semana que viene o el diagnóstico del fisio son los temas más recurrentes para ellos. Ah, y el último tweet de Josef Ajram.

Sus eternos entrenos "Sus eternos entrenos"

3 Tienen un doctorado en Anatomía

Conocen todos los huesos y todos los músculos del cuerpo humano. Y también el nombre de todas las posibles fracturas y futuros problemas que podría ocasionarles el deporte. Tanto es así que, en muchas ocasiones, solucionan sus problemas de salud sin acudir a ningún médico. En todo el tiempo que llevan entrenando han aprendido lo suficiente para salir airoso de un apuro sanitario. Han leído libros sobre el tema, han navegado por foros de internet conociendo las terribles experiencias del resto de su especie y están "curados de espanto".

4 Sufrir sus dietas

Proteínas, antioxidantes, hidratos de carbono, vitaminas, frutas, verdura... En casa ha de comerse lo que el runner necesita. No solo tienen sus esquemas para planificar los entrenos: también siguen una exhaustiva dieta que el resto, por supuesto, debe seguir con ellos. Somos sus daños colaterales.

5 Que nos inviten a las pruebas

No nos gusta el deporte. No nos gusta practicarlo y, mucho menos, mirarlo. Tampoco nos gusta madrugar, ni viajar si es solo para verlos correr. Sin embargo, todo esto es algo que los runners no logran asumir. Cada fin de semana los caminanders somos los invitados VIP a las pruebas de los pueblos cercanos. Los fuertes resistimos la maravillosa tentación y logramos quedarnos en casa, durmiendo, en pijama o haciendo cualquier cosa que no requiera ningún tipo de esfuerzo. Los más débiles disfrutan de un bonito madrugón para contemplar durante un rato el esfuerzo sobrehumano que sus familiares o amigos dedican en las pruebas. Ante la imposibilidad de seguir a nuestros seres queridos durante la competición, el resto del tiempo los runners se pierden en el recorrido y llegan a la meta horas más tarde.

No vamos a sus pruebas "No vamos a sus pruebas"

6 Sus frases motivadoras

"El dolor es temporal, el orgullo dura siempre", "en la mitad solo queda restar" o "no hay límites" son solo algunos ejemplos de la colección de frases motivadoras que los runners utilizan para animarse unos a otros. No solo les sirven para practicar deporte y alcanzar sus propias metas, sino que las aplican en su día a día e intentan contagiar a los caminanders de su optimismo innato e inacabable. No hay desgracia superior a cualquiera de sus máximas.

7 Que nos cuenten lo que les toca entrenar hoy

Disfrutan enseñándonos sus esquemas y planificaciones. Los repasan en voz alta y programan su semana con nosotros. Les encanta vernos sorprendidos por el tremebundo esfuerzo que van a hacer y la manera en la que sacrifican su vida personal para lograr sus objetivos en el deporte. Tienen la manía de publicar en las redes sociales sus entrenos y contarnos, más tarde, qué tal les ha ido. Algunos se abren blogs y webs, o canales en youtube, para compartir con nosotros y con los demás runners sus experiencias. Incluso lo más apasionados contratan a un personal trainer para que les ayude a establecer sus entrenos.

3 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados