La contaminación es la culpable de que cada vez tengas menos ganas de sexo

La contaminación es la culpable de que cada vez tengas menos ganas de sexo

Los investigadores han concluido que los disyuntores endocrinos presentes en el aire reducen la líbido y el deseo de mantener relaciones sexuales.

El estrés, el cansancio o la rutina en una relación de pareja son factores que pueden hacer que sientas que tu libido disminuye por momentos. Ahora, hay que sumar además un nuevo condicionante externo que hará que se reduzca tu apetito sexual. Y es que los investigadores estudian hasta qué punto influye la contaminación, cada vez más presente, en las ganas de mantener relaciones sexuales.

La culpa la tienen los llamados disruptores endocrinos, unas sustancias presentes en el aire que envían mensajes confusos a nuestro organismo, alteran el sistema hormonal y ocasionan varias disfunciones relacionadas con el crecimiento, el desarrollo y también con el apetito sexual.

El problema es que nuestro cuerpo se encuentra en contacto con los disruptores endocrinos prácticamente el 90% del tiempo, ya que estas sustancias se encuentran en los productos agrícolas, cosméticos, medicamentos y distintos productos de limpieza, que al mismo tiempo que generan contaminación, apagan también las ganas de sexo.

Pero lejos de ser inofensivos, la reducción de la la libido no es el único efecto negativo producido por los disruptores endocrinos, sino que son responsables además de la pubertad precoz, el síndrome de ovarios poliquísticos, la reducción de la fertilidad, tumores, alteraciones en el desarrollo del sistema neurológico, diabetes u obesidad, entre muchos otros problemas de salud.

Los disruptores endocrinos son los culpables de la falta de deseo sexual "Los disruptores endocrinos son los culpables de la falta de deseo sexual"

Menos testosterona y disfunción eréctil

De esta forma, múltiples publicaciones médicas como Internal Society of Sexual Medicine o la National Library of Medicine han publicado investigaciones realizadas en hombres expuestos a diferentes disruptores endocrinos. ¿El resultado? Desde bajos niveles de testosterona hasta disfunciones eréctiles en índices desorbitados. Por ello, la sexóloga y ginecóloga Francisca Molero explica que la contaminación no solo afecta de forma directa a la libido masculina y a la erección, sino que perjudica también la calidad del semen.

En el género femenino, según explica, aún queda mucho por profundizar, pero hasta ahora se conoce que los disruptores endocrinos impiden la liberación total de neurotransmisores, las sustancias que afectan al bienestar y producen la sensación de felicidad.

Por todo ello, los expertos recomiendan ahora optar por vías ecológicas y más amables con el medio ambiente a la hora de comprar productos de cosmética o limpieza para intentar reducir la contaminación que, entre otros muchos efectos perjudiciales incide gravemente en nuestra salud sexual.

Comentarios