El drama de Ciudadanos con el Orgullo LGTBI: la vergonzosa hipocresía del partido naranja

El drama de Ciudadanos con el Orgullo LGTBI: la vergonzosa hipocresía del partido naranja

cargan de redactar las reivindicaciones. Si se quiere participar en ella, resulta evidente que se debe secundar lo que se demanda.

Junio es el mes del Orgullo LGTBI, un mes en el que el gays, lesbianas, transexuales y bisexuales ondean la bandera del arcoiris para llenar las calles de color y reivindicar sus derechos y libertades. Desde que el 28 de junio de 1969 tuviera lugar los disturbios de Stonewall Inn (Nueva York) debido a la persecución y opresión a la que el colectivo era sometido, se conmemora la fecha considerada como el inicio del movimiento de liberación del colectivo.

Pese a que han pasado cincuenta años desde que el colectivo LGTBI se levantó, lo cierto es que aún queda mucho por hacer. Y es que en 70 países la homosexualidad se considera un delito, con penas que pueden alcanzar la cadena perpetuo e inlcuso la muerte en once países.

No hace falta irse muy lejos para comprobar que la LGTBIfobia deja víctimas a diario. Solo en Madrid, durante 2018, se registraron 345 agresiones al colectivo, lo que supuso un aumento del 7,5 % respecto al año anterior. Una cifra verdaderamente preocupante y que puede verse incrementada en mitad de un clima marcado por el discurso de odio de VOX. La extrema derecha ha entrado en las instituciones españolas y entre sus objetivos, además de a los inmigrantes y al feminismo, ha señalado al colectivo LGTBI.

La LGTBIfobia de VOX

Basta con dar un breve repaso al programa de VOX para comprobar sus propuestas LGTBIfóbicas. La formación crearía un "Ministerio de Familia" cuyo objetivo sería proteger "la familia natural". Con ello, se pretende invalidar los nuevos modelos de familia más allá del heteronormativo. Un claro retroceso en los derechos LGTBI. El colectivo trans también veria mermados sus derechos. En el apartado de salud, VOX surpime de la sanidad pública "las intervenciones quirúrgicas de cambio de género".

Como han repetido en numerosas ocasiones, los de Santiago Abascal pretenden derogar el matrimonio igualitario, conquistado en 2005. Van más allá incluso y defienden las terapias para "curar" a los homosexuales, como ha expresado Rocío Monasterio, candidata de VOX a la Comunidad de Madrid. Javier Ortega Smith, secretario general del partido, por su parte, ha revelado su intención de marginar el Orgullo LGTBI a la Casa de Campo. 

Ciudadanos abraza a la extrema derecha

Albert Rivera junto a Pablo Casado y Santiago Abascal en Colón "Albert Rivera junto a Pablo Casado y Santiago Abascal en Colón"

Ante un partido cuya seña de identidad es el odio, ante un partido que hace de la LGTBIfobia su bandera, cabría esperar el rechazo del resto de formaciones políticas. Sin embargo, esto no esta sucediendo. El primer aviso llegó en diciembre tras las elecciones andaluzas con la formación de Gobierno formado por PP y Ciudadanos con el apoyo, eso sí, de VOX. 

Y con ello las tres derechas se crecieron llegando a la imagen de Colón, manifestación convocada por los de Pablo Casado, los de Albert Rivera y los de Santiago Abascal en contra del Gobierno de Pedro Sánchez. Pese a que los naranjas pretendieron evitar la fotografía, esta fue inevitable. Pero para blanquer aquello, portaron un par de banderas LGTBI y trans instrumentalizando así al colectivo para disimular su abrazo a la extrema derecha.

Con las elecciones generales, autonómicas y municipales, el panorama de acuerdos y pactos parece repetirse situando a VOX, PP y Ciudadanos en el mismo lugar del tablero. Y todo parece indicar que volverán a darse la mano. Pese a que los naranjas han pretendido salirse de la ecuación dejando el "trabajo sucio" al PP como hicieron en Andalucía, esta vez no ha sido posible y los encuentros y acuerdos ya han llegado, por ejemplo, entre Ignacio Aguado y Rocío Monasterio en la capital. Porque Ciudadanos apuesta por poner cordones sanitarios al PSOE pero no a VOX a pesar de que atenta contra los derechos del colectivo LGTBI.

¿Veto? a Ciudadanos en el Orgullo LGTBI

Begoña Villacís, Albert Rivera e Ignacio Aguado en el Orgullo LGTBI "Begoña Villacís, Albert Rivera e Ignacio Aguado en el Orgullo LGTBI"

Año tras año a la manifestación del Orgullo LGTBI acuden los principales partidos políticos encabezando la marcha y reivindicando, en mitad de la celebración, los derechos del colectivo. Ciudadanos nunca ha faltado a la cita, poniendo en marcha incluso una carroza durante la marcha que tiene lugar el primer sábado de julio. Este año, sin embargo, parece que esto no sucederá debido a un presunto veto de los organizadores al partido naranja. Veto que no lo es tanto.

COGAM, asociación sin ánimo de lucro que lleva luchando por los derechos del colectivo LGTBI desde 1985, es una de las organizadoras del Orgullo. Esta ONG redactó un decálogo antes de las elecciones del 26 de mayo con medidas a favor de la diversidad para que los partidos se comprometieran a cumplirlas. No es la primera vez que se hace algo así. Se trata de una manifestación, con unos organizadores que se encargan de redactar las reivindicaciones. Si se quiere participar en ella, resulta evidente que se debe secundar lo que se demanda.

Entre las medidas redactadas se pedía a los partidos firmantes "no valerse de los votos de los partidos que defienden una ideología de extrema derecha para gobernar". Es natural que el colectivo LGTBI rechace a una extrema derecha que pretende atentar contra sus derechos más fundamentales y que, por tanto, pida a los que se manifiesten con ellos que no den la mano a aquellos que los consideran "enfermos".

Según ha explicado COGAM, este decálogo se envió a todos los partidos políticos, pero PP y Ciudadanos han preferido no firmarlo y es que no pueden comprometerse a no pactar con VOX. Sin embargo, la organización ha dejado claro que "cualquier ciudadano o entidad puede salir perfectamente con una pancarta propia en dicha manifestación. Y por supuesto, acudir a ella como ciudadano". Es decir, los de Albert Rivera, al libremente no haber firmado el decálogo, no podrían formar parte de la pancarta de cabecera, reservada a "personas, políticos, activistas y representantes sindicales comprometidas con el colectivo", pero en ningún momento se les ha prohibido o vetado en el Orgullo LGTBI. Pero claro, para los naranjas es más importante hacerse la foto en la cabecera. 

Ciudadanos se victimiza

Desde que saliera a la luz que Ciudadanos no formaría parte de la pancarta de cabecera, la formación naranja ha optado por victimizarse anunciando a bombo y platillo que se trata de un "veto" por parte de los organizadores. Por supuesto, en ningún caso mencionan que se han negado a firmar un decálogo que forma parte de las reivindicaciones del Orgullo LGTBI porque prefieren pactar con VOX.

A través de las redes sociales y mediante apariciones en diversos medios de comunicación, los de Albert Rivera han subrayado que han sido "excluidos". Patricia Reyes, diputada de Ciudadanos, ha declarado que "por encima de las siglas y del sectarismo está la libertad y el propio espíritu de transversalidad con el que nación la reivindicación del Orgullo". Olvida, sin embargo, que esa "trasversalidad" no incluye a esa extrema derecha que repudia al colectivo LGTBI y con los que ellos están dispuestos a pactar.

"No se puede expulsar a las personas LGTBI liberales y progresistas del Orgullo", continúa, añadiendo la etiqueta "liberal" al colecyivo como en su día hicieron con el feminismo. Esos mismos liberales que desde Europa les han advertido que no han de pactar con la extrema derecha pero que ellos han preferido ignorar. 

Los señores y soñaras de Ciudadanos pretenden manifestarse junto a un colectivo vulnerable a la misma vez que le dan la mano aquellos que atentan contra sus derechos. No se puede sorber y soplar a la vez.

Comentarios