Cae Cifuentes: la 'sucesora' de Rajoy que terminó su carrera política envuelta en escándalos

Cae Cifuentes: la 'sucesora' de Rajoy que terminó su carrera política envuelta en escándalos

La presidenta regional termina dos décadas de vida política en mitad de un gran cúmulo de escándalos.

Cae Cristina Cifuentes. La principal candidata a suceder a Rajoy, la política popular con mayor valoración (incluso entre los jóvenes, el punto débil del PP), ha visto un descenso de popularidad sin frenos tras conocer que obtuvo un título de máster con notas y actas falsificadas. Sin embargo, ha sido un vídeo de 2011 en el que aparece robando dos cremas lo que ha puesto punto final a su carrera política. 

Definida como el 'verso suelto' del PP (se considera atea, republicana, defensora férrea del matrimonio igualitario y de la ley del aborto), la ya expresidenta regional se erigió como adalid de la regeneración tras permanecer más de dos décadas en el PP de Madrid.

Cifuentes cuenta con una carrera política de más de dos décadas "Cifuentes cuenta con una carrera política de más de dos décadas"

Hija de militar, Cifuentes entró en Alianza Popular en 1980 y ha permanecido desde entonces en la formación conservadora, destacando su papel en el PP de Gallardón, Esperanza Aguirre (su futura enemiga), Delegación del Gobierno y presidenta madrileña.

Junto al ámbito político, Cifuentes ha desarrollado un currículum académico en el que destaca su papel en la Universidad Rey Juan Carlos. Fundada en 1996, la expresidenta formó parte del Consejo de Administración durante los primeros cuatro años.

Allí forjó una buena relación con Gustavo Villapalos, creador del proyecto y entonces consejero de Educación del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Dentro de la URJC siempre se comentó el origen de la universidad con el fin de contar con una escuela a imagen y semejanza del PP. Allí creció, con el paso del tiempo, toda una red clientelar y el nepotismo que ha terminado, por ejemplo, con 23 trabajadores que comparten el apellido Zábala.

Una carrera siempre ligada a la política

Cifuentes creció en el partido durante la época de Gallardón y Aguirre "Cifuentes creció en el partido durante la época de Gallardón y Aguirre"

Sin embargo, la mayor parte de la carrera de Cifuentes se ha desarrollado dentro de la propia organización del PP de Madrid. Diputada de la Asamblea regional entre los años 1991 y 2012 (y este paréntesis entre 2015 y 2019), la expresidenta ocupó cargos de relevancia como la Secretaría Ejecutiva de Política Territorial del PP de Madrid, Portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular y portavoz de su partido en varias comisiones relevantes.

Su buena relación con la dirección regional terminó con ascender a la Administración, como presidenta del Consejo Taurino, de Patrimonio Regional o Consejera Regional de Caja Madrid.

Su ascenso en la escala política provocó interés en Génova, que vio unas dotes especialmente interesantes para considerar que Cifuentes era capaz de desempeñar puestos de mayores responsabilidades. Algo que comenzó a incomodar en el entorno de Aguirre, que terminó completamente enemistado con una política que creció en su seno y que ahora amenazaba con hacer sombra.

Un ascenso vertiginoso

Los escraches y su gestión en la Delegación del Gobierno le permitieron labrarse un perfil político "Los escraches y su gestión en la Delegación del Gobierno le permitieron labrarse un perfil político"

Gracias a su escalada en la segunda fila del PP madrileño, la formación eternamente contraria a Rajoy, Cifuentes decidió cambiar de bando: alineada ya en 2012 con Génova, Rajoy la envió a la Delegación del Gobierno.

El puesto, que a priori parece secundario, le permitió tomar un papel relevante a la hora de gestionar las múltiples manifestaciones organizadas en la capital o manejar destacadas crisis como la celebración del mundial (día en el que se 'aprobó' el máster y se realizó una gestión positiva sin incidentes relevantes).

El desempeño del cargo le llevó a desarrollar buenas relaciones con las Fuerzas y Cuerpos del Estado, sobre todo con la Policía Nacional, a quien defendió cerradamente en algunas crisis.

En paralelo, las violentas cargas en determinadas manifestaciones le llevaron a ser objeto de un escrache en 2013. La publicación de las fotografías y sus declaraciones en las jornadas posteriores, le permitieron construir un perfil político y mediático con cierto carisma. A este último punto se suma también su pasada presencia en gran parte de las tertulias políticas que tanto furor consiguieron durante la pasada crisis económica.

El cúlmen de su carrera: la Comunidad de Madrid

Su papel como presidenta le permitió ganar una buena imagen entre la debilidad del PP, los jóvenes "Su papel como presidenta le permitió ganar una buena imagen entre la debilidad del PP, los jóvenes"

Con un grado de conocimiento relevante, Rajoy finalmente la designa como candidata a la Comunidad de Madrid en 2015. A su vez, Cifuentes crea el perfil de 'verso suelto' que tanta ayuda le ha proporcionado electoralmente.

Su designación supuso el final del aguirrismo, con un Ignacio González a punto de pasearse por Soto del Real. A pesar de que sus listas habían sido confeccionadas por su antecesora (la mitad de su grupo parlamentario ya ha dimitido por corrupción), Cifuentes y su equipo se erigieron como los principales renovadores del PP. Algo que molestó internamente, tras recordar sus más de dos décadas en la formación.

Este perfil y su llegada definitiva a la primera línea política, fue fundamental para entrar en todas las quinielas para liderar Génova en un futuro. Una victoria para Cospedal, su principal valedora, en detrimento de la actual vicepresidenta, que también sonó como candidata a la Comunidad de Madrid.

Su caída y su deseo de jubilación frustrado: profesora universitaria

El deseo de Cifuentes pasaba por jubilarse como docente universitaria "El deseo de Cifuentes pasaba por jubilarse como docente universitaria"

Con uno de los niveles de popularidad más altos en el PP, la caída de Cifuentes llegó en forma de escándalo universitario y el fin definitivo de su carrera en apenas un par de días.

A diferencia del escándalo sobre su papel en la concesión irregular de la cafetería de la Asamblea al empresario Arturo Fernández; Cifuentes decidió atrincherarse, evitar a los medios de comunicación y brindar toda una serie de vagas explicaciones que no convencieron, siquiera, a sus compañeros de partido. Su caída, con más de dos décadas a sus espaldas en la política, se ha producido en tan solo un par de días. 

El deseo de Cifuentes pasaba por jubilarse en la universidad. Para ello, necesitaba un doctorado: un título que necesita obligatoriamente la concesión de un máster que ahora, la universidad, plantea retirarle.

Con este cúmulo de escándalos, parece que la posibilidad de que la ya expresidenta vuelva al ámbito académico se esfuma. ¿Cuál será su futuro? Es una gran incógnita.

Comentarios