Balance de Carmena en Madrid: reduce la deuda un 54% y deja un superávit de 1.000 millones

Balance de Carmena en Madrid: reduce la deuda un 54% y deja un superávit de 1.000 millones

Ahora Madrid ha conseguido su objetivo impuesto cuando llegó a Cibeles en 2015, cerrando sus cuentas con superávits.

Manuela Carmena heredó como alcaldesa de Madrid una administración en números rojos. En junio de 2015 el Ayuntamiendo de la capital acumulaba una deuda que ascendía a los 5.637 millones de euros, una cifra superior al presupuesto anual de la institución. Cuatro años después, el ciclo político termina con cifras positivas, que se pueden resumir en una buena gestión de las cuentas por parte de Carmena. 

La deuda del Consistorio de la capital se ha reducido a más de la mitad, en total un 54 % menos, bajando a los 2.700 millones de euros. Este endeudamiento se disparó con los gobiernos del Partido Popular, en concreto con los de Alberto Ruiz-Gallardón, que se proclamó alcalde de Madrid en 2003 después de haber sido presidente de la Comunidad. Cuando tomó posesión del bastón de mando, la deuda ascendía a 1.137 millones, y cuando, tras 8 años, lo entregó para pasar a ocupar la cartera de Justicia en el Consejo de Ministros, dejó las cuentas con 6.348 millones de déficit.

Y de mal en peor, la sucesora de Gallardón, Ana Botella, incrementó en un año esa deuda en otros más de 1.100 millones de euros, destinados a otra candidatura olímpica que volvería a resultar un fiasco. En los últimos dos años de mandato, Botella consiguió reducir la deuda en unos 1.500 millones, pero no lo hizo gratuítamente: frenó la inversión, vendió vivienda social a fondos buitre y firmó contratos blindados de limpieza que terminarían ensuciando la capital, entre otras desafortunadas decisiones. 

Carmena, al rescate de las cuentas

Manuela Carmena redujo la deuda del Ayuntamiento de Madrid a más de la mitad "Manuela Carmena redujo la deuda del Ayuntamiento de Madrid a más de la mitad"

Tras la pérdida de la mayoría absoluta por parte del PP de Esperanza Aguirre en 2015, Ahora Madrid aclanzó el Ayuntamiento de la capital y cambió la dinámica de la inversión. Carmena y su equipo aumentaron el gasto social en un 54 % respecto a los ejercicios anteriores, y aceleraron aún más la devolución anticipada de la deuda. Los resultados se empezaron a notar en dos años, en los que se devolvió la misma cantidad que Botella había programado para cuatro.

2018 se cerró con más de 1.000 millones de euros de superávit y 1.200 millones de remanente de tesorería. Cifras que el Gobierno de Carmena repitió en todos los ejercicios desde el 2015 al 2017. Parte de este remanente ha ido destinado a las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS), utilizadas para arreglar calles y colegios, construir polideportivos y residencias, y también para renovar la flota de autobuses de la EMT. Y el sobrante se destinará una vez más a reducir la deuda municipal tal y como establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria. 

Además de la reducción de la deuda y el incremento del superávit, la gestión económica ha provocado la mejora significativa del pago a proveedores, que por primera vez en mucho tiempo ha cumplido con el periodo óptimo. Ahora las facturas a terceros se pagan de media en un mes, lo que durante el gobierno de Botella se prolongaba hasta los 180 días. Y a todo esto se le suma el saneamiento de sus empresas municipales. Tanto las 100% públicas, como las mixtas, han terminado 2018 con resultados positivos. 

Obras por terminar e infraestructuras por inaugurar

Carmena y su equipo han terminado su legislatura dejando el Ayuntamiento de Madrid con superávit "Carmena y su equipo han terminado su legislatura dejando el Ayuntamiento de Madrid con superávit"

Otra parte de la herencia que Carmena deja en el consistorio son numerosas infraestructuras que todavía se encuentran en construcción. Así se especifica en los presupuestos municipales del Ejecutivo, que se pueden consultar en el Portal de Transparencia del Consistorio.

Entre las obras más destacadas, se encuentra la remodelación de la Plaza de España, para la que el Ayuntamiento ha destinado 62 millones de euros del presupuesto de 2019. Se prevé que las obras se alarguen durante año y medio, pero a día de hoy están paralizadas por la Comunidad de Madrid, "por carecer de control arqueológico". A esta se le suman la remodelación y construcción de otras infraestructuras que se programan para este 2019, como es el caso de siete escuelas, un centro de alzheimer o polideportivos, igual que el estadio de Vallehermoso, y otros proyectos más. 

Aunque Carmena está intentando ser reelegida alcaldesa, parece previsible que José Luis Martínez Almeida, el candidato del PP, sea quien resulte investido como alcalde para sustituir a su predecesora, ya que aunque no ha ganado las elecciones, suma mayoría absoluta con Ciudadanos y VOX. De ser así, Almeida ya ha dicho que aprobará el desarrollo urbanístico de Carmena en el primer pleno municipal del nuevo mandato. 

Comentarios