Buscar
Usuario

Noticias

Un hombre asesina a su amante tras confesarle que estaba embarazada de él

El asesino confesó el asesinato de la joven pocas horas después, cuando fue detenido por las autoridades.

Un hombre asesina a su amante tras confesarle que estaba embarazada de él

La asesinó cruelmente a cuchilladas y bastonazos. Así fue la horrible muerte de la joven rumana Ana María Lacramiora Di Piazza, mientras gritaba a su asesino: "¿Pero qué haces? ¡Deja el cuchillo! Esperamos un hijo, yo te amo". Son los escalofriantes detalles del feminicidio ocurrido en Partinico, un municipio de 31.000 habitantes en la provincia de Palermo (Sicilia).

Su asesino, Antonio Borgia, empresario de la construcción de 51 años, ha confesado el crimen. El hombre, que estaba casado, mantenía con la joven una relación desde hace un año.  Según han contado dos amigas de la fallecida al Corriere, la joven había pedido 3.000 euros a Antonio Borgia, pues se encontraba en paro y necesitaba curas médicas porque el embarazo se estaba desarrollando con dificultades.

La joven fue asesinada por su amante poco después de confesarle su embarazo "La joven fue asesinada por su amante poco después de confesarle su embarazo"

El asesino confeso había prometido a la joven la entrega del dinero en la jornada siguiente. Nada le hacía suponer el calvario al que sería sometida cuando, a primera hora de la mañana, se encontró su cadáver.

Detenido gracias a dos testigos 

Según recoge el diario ABC, Antonio Borgia subió a Ana María al furgón blanco y la llevó a las afueras del pueblo, cerca de unas obras de su empresa constructora para mantener relaciones sexuales. Una vez ahí comenzaron una discusión y fue cuando él sacó un cuchillo, hiriéndola en el vientre, mientras ella le gritaba que esperaba un hijo suyo.

El acusado ha confesado la autoría del crimen "El acusado ha confesado la autoría del crimen"

Ella trató de huir, pero él la subió de nuevo al furgón asegurándole que la llevaría al hospital. En el trayecto, la apuñaló y la golpeó con un bastón. Después escondió el cadáver de la joven en el campo y continuó con su jornada laboral.

Por suerte una persona afirmó haber visto a una joven correr hacia un furgón blanco seguida de un hombre con los pantalones bajados. Gracias a los datos que proporcionaron los dos testigos, Borgia fue detenido esa misma tarde. 

Artículos recomendados

Comentarios