Buscar
Usuario

Política

Anna Gabriel, la "diana" perfecta de los insultos y barbaridades de la prensa de derechas

La exdiputada de la CUP ha cambiado de look y los medios conservadores se han frotado las manos para hablar de su aspecto físico.

Anna Gabriel sigue en Ginebra, después de negarse a declarar el miércoles ante el Tribunal Supremo. En su primera aparición pública desde Suiza, hemos visto que la exdiputada de la CUP se ha deshecho de su famoso corte de flequillo y ha optado por un cambio de look, con una melena midi suelta, algo que no ha pasado inadvertido. 

Según la experta en asesoría de imagen política, Montse Guals, este cambio de aire esconde una estrategia evidente: "Todos sabemos cómo somos pero no cómo nos ven los demás. Para que uno pueda moldear cómo le ve el resto puede utilizar en su favor el maquillaje, el vestuario y el cabello. Son pequeños elementos que forman parte del mensaje global que se pretende transmitir. En el caso de Gabriel, el ir poco maquillada, el cabello suelto sin flequillo y los jerséis de punto buscan transmitir cercanía, que el pueblo se identifique con ella, adoptar una actitud conciliadora". Por su parte, Andrea Vilallonga, asegura que el objetivo de la nueva imagen de Gabriel es pasar desapercibida. "Su imagen anterior se vinculaba demasiado a un movimiento social concreto, ahora se ha distanciado de la marca personal".

El caso, es que la apariencia de Anna Gabriel ha estado en el punto de mira durante toda su carrera política y ha dado contenido a numerosos debates. La prensa de derechas ha aprovechado su físico como diana de insultos injustificables que, al fin y al cabo, no informan, y, por tanto, no son prensa seria. No es periodismo ni nada que se le parezca. 

Anna Gabriel ha cambiado radicalmente su look "Anna Gabriel ha cambiado radicalmente su look"

La descalificación de clases

Una manera de descalificar a la ex diputada de la CUP ha sido compararla con Inés Arrimadas. Comparar su físico, que no su hacer político. En uno de los artículos de la prensa conservadora se ha podido leer que "está claro que la diputada de la CUP en el Parlament no quiere estar al mismo nivel que la elegante Inés Arrimadas".

También la higiene y aseo personal ha sido centro de críticas. Y es que si no llevas el corte o tipo de pelo y vestimenta que ellos quieren, es porque no te duchas. Y quien lleva traje y corbata se ducha mínimo tres veces. Las desagradables descalificaciones son infinitas: "Todo indica que no se gasta ni un céntimo en peluquería y muy poco en desodorante". "Gorda", "guarra", "sudorosa", "fofa" y la cosa sigue.

El diario que dirige Alfonso Rojo, Periodista Digital, se ceba con Anna Gabriel. "Mugrienta", "antidesodorante", "chica Rexona"...  prácticamente no hay un artículo sobre la exdiputada que no contenga un insulto. Algunos ejemplos son estos: "El acojonante recibimiento de una periodista venezolana a la 'guarra' Anna Gabriel""La sudorosa Anna Gabriel 'hace un Puigdemont', huye de la Justicia y anuncia que se queda en Suiza""La sudorosa Anna Gabriel se ha debido poner hasta desodorante".

El pasado domingo, Rojo llegaba a publicar un tuit en el que pedía "montar una colecta para regalarle champú y pagarle un peluquero a esta de la CUP".

Un sinfín de descalificaciones machistas

Durante el derbi madrileño entre el Club Deportivo Leganés y el Real Madrid, el periodista deportivo Paco González no dudó en comparar al equipo blanco con Anna Gabriel. "El Real Madrid es como Anna Gabriel, en Europa se pone guapa pero en España es otra cosa, una cosa rara", manifestó.

Carlos Herrera es otro periodista que también ha tenido palabras desacertada para la política. "Anna Gabriel se quita el pelo de la dehesa, se pone desodorante y pide asilo en Suiza", declara el periodista. Y luego vuelve a repetir: "Lo mismo que ha hecho Anna Gabriel en Suiza: abandonar el feísmo, ponerse desodorante, vestirse un poquito de Chanel. Es tan pija que parece Rita Maestre. Ahora que, en el fondo, cuando la mona se viste de seda mona se queda".

Lo que tenemos claro es que este tipo de periodismo nos desacredita a todos. La gente busca periodismo "de calidad" donde la información sea el mayor grado, no tirar piedras a uno y a otro. Y más vale entender que las mujeres son validas gordas, delgadas, feas, guapas, altas y bajas, y que lo único que debe importar es su labor y su oficio. El resto es morbo, machismo y no es periodismo. 

Artículos recomendados

Comentarios