Le amputan las extremidades tras una infección causada por los "besos" de su perro

Le amputan las extremidades tras una infección causada por los "besos" de su perro

Las bacterias presentes en la boca de los perros y los gatos pueden causar infecciones mortales como la 'Capnocytophaga canimorsus'.

No es la primera vez que ocurre y por ello las autoridades sanitarias, especialmente los veterinarios, siempre tratan de pedir a la ciudadanía que tome precauciones frente a los gestos cariñosos de nuestros animales, especialmente gatos y perros. Estamos acostumbrados a recibir cariño por ellos, besos y lametazos. Según CNN, a una mujer estadounidense le ha pasado factura, después de que la bacterias en la cavidad oral de su perro le hayan causado la amputación de sus brazos y sus piernas. Marie Trainer despertó de un coma conmocionada tras lo ocurrido. 

La mujer volvió de unas placenteras vacaciones en República Dominicana. Días después del regreso a casa, ingresó en el hospital después de unos síntomas de náuseas, dolor de espalda y subidas de fiebre continuas. Decidió presentarse en un centro hospitalario del condado de Stark, en el estado de Ohio, para que los médicos evaluaran su estado. Nueve días después se despertó en la cama de una de las habitaciones del hospital. Sin manos ni piernas. La razón no es otra que los lametazos y besos de su perro Taylor, un pastor alemán. La mujer recordaba ver a su perro lamiendo una pequeña herida en su piel, lo cual achacó directamente a lo ocurrido.

"Cuando abrí los ojos no sabía donde estaba. Fue muy difícil descubrir que tenían que quitarme las piernas y los brazos... Fue muy difícil lidiar con ello", revelaba al canal de televisión Fox8. En cuanto a sus dos perros, asegura que no les guarda ningún rencor y no quiere separarse de ellos, por lo que los llevaron al hospital para que pudiera verlos: "Eso simplemente me hizo sonreír". 

Los médicos tardaron varios días en descubrir la infección, a la par que las bacterías creaban una gangrena en sus extremidades, por lo que no les quedó más opción que retirárselas. La infección se conoce en el mundo de la medicina como 'Capnocytophaga Canimorsus' y provoca uno de los peores desenlaces posibles. Existen precedentes que confirman el caso de Trainer, de manera que los profesionales ya se olían a lo que se enfrentaban. Tras unos análisis de sangre lograron confirmar que se trataba de esta enfermedad.

"Estoy lista para seguir adelante"

La doctora Margaret Kobe del Hospital Aultman fue una de las que trató a la mujer a su llegada al centro y aseguró que se encontraba en un estado de completo y absoluto "delirio", lo cual le condujo a una profunda inconsciencia. Su piel adquirió un tono rojizo-violáceo y fue entonces cuando tuvieron claro que la única solución pasaba por amputar sus cuatro extremidades. Fue menos grave de lo que los médicos se temían, ya que la doctora admite que fueron momentos tensos porque la infección también se extendió a todas las partes del rostro de Marie. No pudieron hacer nada por revocar la situación, por lo que tuvieron que proceder de esa manera. Sin embargo, Kobe asegura que temieron por la vida de la paciente: "Estaba fuera de escala, uno de los peores casos que hemos visto en personas con infecciones". 

Una de las hijastras de Trainer aseguró que fue un momento duro para toda la familia, porque nunca se pudieron imaginar que de un día para otro la vida de su madre fuera a cambiar radicalmente. Sin embargo, su estado está mejorando y es que ya ha pasado más de ocho veces por el quirófano en 80 días, donde los médicos intentan que su cuerpo se adapte debidamente a las prótesis implantadas.

Taylor, el presunto perro de Marie, supuesto causante involuntario de sus amputaciones "Taylor, el presunto perro de Marie, supuesto causante involuntario de sus amputaciones"

GoFundMe ya cuenta con una recogida de fondos sacada adelante por allegados de Marie, acumula más de 39.000 dólares. Esta campaña de crowfounding ayudará a Marie y a su marido a hacer frente a las facturas médicas. "No sé que haría sin ellos, mi familia ha sido un apoyo fundamental", concluía. Ahora está preparada por volver a la normalidad, al menos dentro de lo posible y lo afronta con entusiasmo, ya que también acudirá a rehabilitación.

Los perros y los gatos, al igual que los humanos, poseen poblaciones bacterianas que les protegen de enfermedades y afecciones externas. Son microorganismos presentes en la boca que nos dan inmunidad, aunque los nuestros no funcionan igual que los de nuestras mascotas. Ahí entra el problema, ya que la transmisión entre especies es muy peligrosa.

En 2016, ocurrió un caso similar en Reino Unido. Una mujer de 70 años presentó síntomas similares a los de Marie: balbuceos, delirios e incluso desmayos. Lo que parecía un ataque de epilepsia era en realidad una sepsis grave, que casi le conduce a la muerte. Tenía la misma infección que Trainer, por la misma razón, un contacto cercano y directo con su perro. Lo mismo ocurrió con un hombre de 48 años en Milwaukee, Wisconsin (Estados Unidos). Según las estadísticas, al menos un 30% de los afectados por esta infección han fallecido. 

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados