Buscar
Usuario

Noticias

Dos mujeres transexuales se defienden de un tránsfobo que las acosaba a golpe de tacón

"Si sigues hablando te voy a partir la cara. Tócame para que veas, maricón", dijo el acosador... que terminó prácticamente inconsciente.

Dos mujeres transexuales se defienden de un tránsfobo que las acosaba a golpe de tacón

Dos mujeres estaban comiendo tranquilamente en una pizzería de Miami cuando un hombre comenzó a acosarlas e increparlas por su aspecto y su orientación sexual. En un primer momento intentaron contenerse, ignorando las continuas provocaciones que no hacían más que incomodarlas. Sin embargo, todo empeoró cuando se unió otro comensal.

El vídeo, de unos siete minutos, enseña cómo los hombres empiezan a molestarlas, burlándose de su apariencia física. Sin embargo, a pesar de que no les contestan, los comentarios no cesan y, en medio de las risas y burlas, una de ellas se atreve a amenazarles con llamar a la policía. "Si sigues voy a llamar al 911, esto es acoso, yo no me he metido contigo". La discusión continúa tensándose cada vez más, sin que ninguno de los comensales ni empleados se atreva a decir nada.

Pero ahí no termina la cosa: uno de los hombres se sienta al lado de una de ellas, a pesar de que le habían advertido de que no lo hiciera. Vuelve a su lugar, pero una de las mujeres se cansa y se levanta de la mesa.

"Si sigues hablando te voy a partir la cara. Tócame para que veas, maricón", amenaza señalándole. Es entonces cuando comienza la brutal pelea: las mujeres empiezan a golpear a los hombres, dándoles puñetazos y también utilizando los tacones. Supuestamente, uno de los agredidos habría terminado inconsciente.

Finalmente abandonaron la pizzería sin que nadie interviniera, ni siquiera la persona que decidió grabarlo o el personal del propio local.

Nadie tomó acciones legales

El vídeo se publicó el 20 de enero, pero los hechos tuvieron lugar el pasado 8 de diciembre en Rey's Pizza, de Hialeah. Además, CiberCuba decidió contactar con una de aquellas mujeres, que se negó a ofrecer información o declaraciones sobre el incidente y además pidió no ser identificada. A pesar de ello, confirmó que nadie llamó a la policía ni tomó acciones legales, por lo que el conflicto no llegó a nada.

Sin embargo, es un caso que vuelve a mostrar la transfobia aun presente, ya que no debería haber ninguna razón por la que dos hombres decidieran burlarse de la apariencia de estas mujeres. Afortunadamente supieron defenderse, aunque no siempre los agredidos sufren la misma suerte. El colectivo LGTBI se expone a situaciones de riesgo a diario, aunque sea únicamente yendo a una pizzería.

Artículos recomendados

Comentarios