Buscar
Usuario

Noticias

Volcán de La Palma: ¿A quién pertenecerá el terreno ganado al mar y qué sucederá con los terrenos sepultados?

La ley establece el escenario posterior al volcán que ha estallado en la Cumbre Vieja de La Palma y destruido más de mil edificaciones.

Volcán de La Palma: ¿A quién pertenecerá el terreno ganado al mar y qué sucederá con los terrenos sepultados? Volcán de La Palma: ¿A quién pertenecerá el terreno ganado al mar y qué sucederá con los terrenos sepultados?

Foto: GTres

Las doce hectáreas diarias que la lava del volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma está ganando al mar se convierten, de manera automática, en dominio público terrestre, es decir, propiedad del Estado. Sin embargo, las propiedades sepultadas en tierra firme por la colada seguirán siendo de sus legítimos dueños y, por ello, privadas.

La isla ha crecido hasta la fecha unas 28 hectáreas, encajonándose en el océano Atlántico, con la 'isla baja' de lava a los pies de sus acantilados. Este terreno debe ser protegido por el Estado, tal y como recoge la ley, puesto que forma parte del patrimonio geológico y está sujeto a la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

Terreno ganado al mar Terreno ganado al mar, imagen de sustitución
Terreno ganado al mar GTres

La nuevas formaciones geológicas forman parte del patrimonio, de modo que se establece la obligación de su protección, con algunas de las distintas figuras. El delta de más de 50 metros de altura y todo el avance de la lava sobre el mar obligan a modificar el mapa, algo que corresponderá, cuando termine el estallido, al Instituto Geográfico Nacional.

Sin embargo, le espera un futuro diferente a los terrenos sepultados por la colada de lava. En este caso, permanecerán en manos de sus legítimos dueños, es decir, quienes habitaban las viviendas que han quedado destrozadas por el volcán. Sin embargo, los dueños no podrán volver a construir puesto que probablemente la zona sea declarada como protegida porque es patrimonio geológico.

Más de mil edificaciones

La erupción ya ha destruido a su paso más de mil edificaciones, tal y como muestra el satélite europeo Copernicus. La aparición de dos nuevas bocas, separadas entre ellas en 15 metros y a 600 del cono principal, emiten lava aprovechando la topografía del terreno en pendiente y a gran velocidad.

La nueva colada de lava se prevé que avance todavía más rápido en las próximas horas, puesto que se enfrenta a una importante pendiente en los próximos kilómetros. Además, busca la primigenia, que ha llegado al mar, lo que provoca un ensanchamiento en sus primeros metros que ha generado daños en edificaciones.

La erupción del volcán de Cumbre Vieja sigue el patrón estromboliano, con pulsos de mayor y menor intensidad efusiva, principalmente en la boca de emisión del flanco norte y ya ha expulsado 80 millones de metros cúbicos de lava.

Artículos recomendados

Comentarios