Buscar
Usuario

Noticias

Muere tras inyectarse 56 gramos de grasa en el pene

Los médicos intentaron reanimarle durante dos horas seguidas aunque finalmente falleció de un infarto.

Un hombre de 30 años ha fallecido a causa de una operación de alargamiento de pene. La técnica implicada por los cirujanos era novedosa y falló de manera inesperada, por lo que el fallecimiento fue inminente.

Durante la intervención, los médicos intentaron inyectarle 56 gramos de grasa en el miembro, un contenido que había sido previamente extraído de su vientre y que tenía como objetivo aumentar su tamaño.

Sin embargo, durante la operación, algo no funcionó y la grasa se filtró a través de las venas del paciente, lo que propició que se rompieran sus vasos sanguíneos y sufriera inmediantamente una embolia pulmonar.

El paciente falleció en la mesa de operaciones "El paciente falleció en la mesa de operaciones"

El paciente, sin antecedentes, sufrió un fulminante ataque al corazón y tras dos horas en los que los doctores intentaron reanimarle con todos sus esfuerzos, finalmente se certificó su fallecimiento dos horas después.

El proceso se había realizado en otras ocasiones sin ningún tipo de problema, por lo que los expertos aún no comprenden exactamente qué fue lo que falló para alcanzar un desenlace tan trágico. La autopsia revelará si en algún momento se cometió alguna negliglencia médica.

Artículos recomendados

Comentarios