Buscar
Usuario

Economía

Liz Truss renuncia a bajar impuestos a los más ricos en Reino Unido tras sufrir un descalabro en la economía

Liz Truss da marcha atrás y su ministro de Economía cambia sus objetivos tras comprobar las duras consecuencias de su plan en el contexto actual.

Liz Truss renuncia a bajar impuestos a los más ricos en Reino Unido tras sufrir un descalabro en la economía

El Gobierno de Liz Truss se ha visto obligado a dar marcha atrás en sus planes de bajadas masivas de impuestos en plena era de inflación tras comprobar que las medidas han traído un desplome para la economía del país y tras unas encuestas que prevén un desplome para el Partido Conservador.

El ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, ha anunciado que el Gobierno renunciará a bajar el tramo más alto del impuesto sobre la renta del 45% al 40%, en una decisión que ha derivado en una rebelión dentro de las filas conservadoras.

"Está claro que la abolición de la tasa del 45% se había convertido en una distracción en nuestra misión primordial de abordar los desafíos de nuestro país. Como consecuencia, no seguiremos con su abolición. Lo entendemos, y hemos escuchado", ha señalado el ministro en un comunicado.

El plan fiscal de Kwarteng, presentado el pasado 23 de septiembre, había generado críticas en los mercados por la capacidad real de Londres para asumir la deuda pública que iba a causar dicha bajada de impuestos, ante la ausencia de previsiones de crecimiento del país.

La primera ministra británica, Liz Truss, que ha asumido el poder hace tan solo un mes, todavía seguía defendiendo la bajada de impuestos este domingo en una entrevista emitida en la cadena BBC, aunque ya atribuía la decisión a su ministro de Economía.

Ahora, con la renuncia a esta bajada de impuestos para los más ricos, el ministro considera que debe "enfocarse en llevar a cabo las partes principales del paquete de crecimiento". En este sentido, ha citado el plan de ayuda a los hogares y empresas para pagar las facturas energéticas, ante las subidas que se prevén por la invasión de Ucrania.

A pesar de todo, el titular de Economía también se ha mantenido en su decisión de continuar con la "rebaja de impuestos y poner dinero en los bolsillos de 30 millones de personas", en referencia a la bajada del 20% al 19% del tramo más bajo del impuesto sobre la renta. Además, defiende impulsar las "reformas de políticas de oferta", incluida la aceleración de "grandes proyectos de infraestructura".

Caída en las encuestas

El plan de Liz Truss ha provocado una fuerte caída de la libra y de los mercados de la deuda, que ha obligado al banco central a intervenir de urgencia. Los mercados financieros han predicho que el banco central británico necesitará aumentar las tasas de integres al 6% para restaurar la confianza, lo que implicara una subida media de hipotecas con tipo variable de 800 libras de media anual.

Con este panorama, los laboristas ya aventajan en 33 puntos a los conservadores en las encuestas, de forma que los conservadores experimentarían una debacle histórica. El liderazgo de Truss se encuentra completamente en entredicho mientras que la actual primera ministra se encuentra en la obligación de convencer a los suyos de que su plan funcionará a largo plazo y que ganará las elecciones que se celebrarán en 2024.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar