Buscar
Usuario

Vida

Juan Carlos I pidió matrimonio a Corinna antes de su abdicación

En la demanda contra el monarca detalla que este quiso cambiar el testamento y que la presionaba y amenazaba para que volviera con él.

Juan Carlos I pidió matrimonio a Corinna antes de su abdicación Juan Carlos I pidió matrimonio a Corinna antes de su abdicación

Foto: GTres

Corinna Larsen, en la denuncia de 29 páginas que interpuso contra Juan Carlos I ante la justicia británica, desvela que el emérito le pidió matrimonio en mayo de 2014, un mes antes de que abdicara en favor de su hijo, Felipe. Incluso el Borbón le habría enseñado los planos de palacio en Madrid al que podían irse a vivir juntos, según recoge Voz Pópuli.

Sin embargo, la empresaria alemana respondió con una negativa ya que él estaba casado con la reina Sofía y sabía de su relación. con "otras mujeres". Además, por esas fechas su relación ya se había roto concretamente desde 2009, año en el que Juan Carlos también le había pedido matrimonio encontrándose con la misma respuesta.

En la demanda se desgranan detalles de su relación, que comenzó en el año 2004 cuando ella se separó de su segundo marido y estaba tramitando su divorcio."Sin embargo, su relación íntima concluyó en 2009 cuando la demandante (Corinna) supo que su relación no era la única en lo que al demandado (Juan Carlos I) concierne", se indica en la denuncia. Pese a ello, ambos quedaron como "amigos cercanos y en estrecho contacto".

Cambiar el testamento

En primavera de 2010, el rey emérito tuvo que pasar por quirófano para que le extirparan un tumor en el pulmón y fue Corinna quien estuvo junto a su cama durante el postoperatorio y recuperación. Durante la convalecencia de Don Juan Carlos, el propio monarca dio un paso al frente y le trasladó sus deseos de que tanto sus hijos como ella tuvieran el futuro económico garantizado.

La idea de Juan Calas I fue cambiar su testamento. Antes de que el caso Nóos estallara por completo, el rey comunicó a Corinna Larsen que pensaba cambiar su testamento para introducir que parte de su patrimonio recalara en la empresaria germano-danesa. "Estaba preocupado de que su familia pudiera impugnar todo lo que le dejase a Corinna en su testamento después de su fallecimiento", destaca.

65 millones y numerosos regalos

A finales de ese año, don Juan Carlos hizo numerosos regalos a Corinna, destacando "obras de arte, esculturas, joyas y una contribución financiera para un apartamento de ella en Londres". La empresaria germana alude a los tres préstamos de dos millones de euros para que pudiera "comprar el 30% de su mansiones".

"A comienzos de 2012, el demandado (Juan Carlos I) trató de persuadir a la demandante (Corinna) para que reiniciaran su antigua relación e, incluso, le propuso matrimonio en varios ocasiones con posterioridad, si bien la demandante (Corinna) declinó", se relata en la demanda.

Incluso el monarca dio instrucciones a su gestor suizo, Dante Canonica, para que preparase un "regalo financiero de carácter irrevocable" desde la Fundación Lucum, de la que él mismo era el primer beneficiario. Se trató de los famosos 65 millones de euros que se transfirió a una cuenta de Corinna en junio de 2012, apenas dos meses después del accidente de Botsuana.

Presiones y amenazas

Tras ello, Juan Carlos siguió presionando a Corinna para retomar la relación. "Le llamaba a la demandante (Corinna) a diario, a menudo muchas veces al día, y esperaba que ella se pusiera a su disposición cuando se lo pedía. Si ella no contestaba a sus llamadas, él pedía a amigos en común que la llamasen y le instasen a devolver las llamadas", figura en la denuncia.

Una vez abdicó en 2014, el rey emérito viajó a Londres con frecuencia para comunicar "falsamente" a amigos y conocidos que, efectivamente, estaban juntos de nuevo y que vivirían en Londres en un apartamento adquirido por el sultán de Omán por 50 millones de libras.

"A finales de agosto o principios de septiembre de 2014, la demandante dejó claro al demandado en Londres que ella no quería retomar una relación romántica o íntima con él. Fue educada a la par que firme. Al principio, la reacción del demandado fue de desesperación y confusión. Luego se sintió irritado e indignado cuando rechazó las insinuaciones de la demandante", continúala demanda, que señala que la actitud y modales del monarca hacia Corinna cada vez eran "más amenazantes".

"Dijo (Juan Carlos) que si la demandante (Corinna) no reanudaba la relación, habría consecuencias. También comenzó a presionar, por primera vez, con la devolución de los obsequios económicos y de otro tipo que le había hecho a la demandante, inclusive la donación de Lucum, contraviniendo el contrato de donación entre ambos y que le había entregado libre e irrevocablemente" dos años antes.

Artículos recomendados

Comentarios