Buscar
Usuario

Noticias

Sufre un derrame cerebral después de intentar estirar el cuello y desgarrarse una arteria

Las secuelas del derrame han sido varias: entre ellas no poder caminar bien ni tampoco siente frío ni calor en la parte derecha de su cuerpo.

Sufre un derrame cerebral después de intentar estirar el cuello y desgarrarse una arteria

Josh Hader de Guthrie es un estadounidense de 28 años que tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital de Oklahoma después de que sintiese un ligero pinchazo en el cuello. Y es que ese pinchazo le provocó un desgarre en el revestimiento de una arteria vertebral. 

Según relató el afectado, le dolía el cuello y por eso trató de estirarlo, pero en ese momento sintió un estallido ligero en el cogote y a los pocos minutos comenzó a encontrarse mal porque el lado izquierdo de su cuerpo se estaba adormeciendo. Hader trato de andar unos pasos, pero no consiguió mejorar su estado, así que enseguida acudió una ambulancia y le llevó hasta Urgencias. Había sufrido un derrame cerebral.

El joven enfrenta secuelas, aunque ha salvado su vida | Fuente: Facebook "El joven enfrenta secuelas, aunque ha salvado su vida | Fuente: Facebook"

Su médico, Vance McCollom, explicó que cuando intentó estirarse el cuello, se desgarró las arterias que van al hueso del cuello, justo donde este se une al cráneo en la base del cerebro. "La forma en la que se torció el cuello le causó una bisección", añadió el doctor. 

Un proceso largo de rehabilitación

El joven lleva varios meses en rehabilitación desde hace varios meses, aunque su caso ha salido ahora a la luz. El derrame cerebral le ha dejado varias secuelas, entre ellas no poder caminar como antes lo hacía; ahora Hader tiene que apoyarse en un andador o llevar un bastón para poder dar unos pasos.

Además, tuvo que utilizar durante varias semanas un parche en el ojo izquierdo porque el derrame le afectó un nervio. También cuenta que siente lado izquierdo de su cuerpo más pesado y le tiembla un poco, mientras que en su lado derecho no siente "un dolor agudo no la sensación de frío o caliente". "Estoy bien emocionalmente porque aunque me cueste andar, he mejorado mucho y lo sigo haciendo", sentenció Hader.

Artículos recomendados

Comentarios