Buscar
Usuario

Política

La Fiscalía pide archivar la denuncia de Cs en el Orgullo LGTBI descartando agresiones y delito de odio

La Fiscalía de Madrid ve un posible delito de coacciones pero pide el sobreseimiento de la causa al no poder identificar a sus autores.

La Fiscalía pide archivar la denuncia de Cs en el Orgullo LGTBI descartando agresiones y delito de odio

Haber perdido 47 escaños no es la única mala noticia a la que Ciudadanos tiene que hacer frente. Quizás el espectáculo ofrecido durante la manifestación del Orgullo LGTBI en Madrid el pasado 6 de julio podría haber sido una de las razones que ha provocado la debacle electoral de los naranjas. 

La Fiscalía de Madrid ha solicitado el archivo de la denuncia presentada por la cúpula de Ciudadanos por los incidentes que tuvieron lugar durante la marcha del Orgullo LGTBI, cuando algunos manifestantes increparon a varios miembros del partido naranja hasta que finalmente tuvieron que abandonarla. El ministerio público ha apreciado la existencia de un posible delito de coacciones aquella jornada, pero considera que el procedimiento debe archivarse porque las "investigaciones policiales llevadas a cabo hasta la fecha no han podido determinar su autor o autores".

Ciudadanos, en un primer momento, llegó a hablar de "agresiones físicas" y denunció ante la Fiscalía General del Estado que habían sido víctimas de delitos de odio, amenazas e injurias. Sin embargo, esta tesis queda descartada y solo ve posibles coacciones, por lo que reenvía el proceso al juzgado decano de instrucción de Madrid a la vez que solicita su sobreseimiento.

El partido liberal presentó el 10 de julio, cuatro días después de la manifestación, a nombre del propio Albert Rivera, una denuncia ante la Fiscalía General del Estado en la que argumentaba con un informe de 37 folios (con imágenes, enlaces a vídeos y de redes sociales) que las agresiones sufridas estaban perfectamente organizadas, por lo que pedían que se investigaran delitos de amenazas, injurias y odio.

Los autores de los hechos denunciados (se señaló a un grupo de quince personas) portaban pancartas con los lemas 'CiudaVOX', haciendo referencia a la unión de las siglas de los partidos políticos Ciudadanos y VOX; 'El Orgullo no se vende. Capitalismo es LGTBIfobia', 'Ciudadanos es Pinkwashing', 'Subrógate tú' o 'El Cuento de Le Ciudadane'. Algunos, incluso, llevaban túnicas naranjas y cofias blancas en referencia a la serie 'El Cuento de la Criada' por la defensa del partido de la gestación subrogada.

Tras el análisis de los incidentes, los agentes comunicaron que había resultado "imposible" identificar a alguna de las personas bajo sospecha. "La Policía tampoco localizó ninguna convocatoria en redes sociales para fomentar acciones contra los integrantes de Ciudadanos", subraya la Fiscalía.

Generando tensión

Ciudadanos en el Orgullo LGTBI de Madrid "Ciudadanos en el Orgullo LGTBI de Madrid"

La celebración del Orgullo LGTBI este 2019 tenía una doble importancia. Además de tratarse del 50 aniversario de los disturbios de Stonewall Inn, donde comenzó el movimiento de liberación del colectivo, se planteó como un paso al frente ante el auge de la extrema derecha de VOX que, además de amenazar con esconder e incluso prohibir el Orgullo LGTBI, pretende recortar los derechos y libertades de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales.

Por esta razón, los organizadores del Orgullo LGTBI, como cada año, redactaron un manifiesto entre cuyos puntos se encontraba el no pactar con la extrema derecha, a lo que Ciudadanos no se quiso comprometer. El auge de VOX pone en peligro la integridad del colectivo LGTBI, lo que no ha impedido que los naranjas sellen pactos con ellos. 

No obstante, decidieron acudir a la manifestación del Orgullo LGTBI. Eso sí, en su pancarta solo se leía "Al Orgullo ¡Vamos!", como si fuese un lema electoral, sin hacer ninguna mención a las necesidades del colectivo que dicen defender. 

Así, los asistentes al Orgullo protagonizaron una sentada frente a las filas de los naranjas para no dejarlos pasar. Entre gritos y abucheos, los de Ciudadanos tuvieron que ser desalojados de la marcha escoltados por la policía después de que retrasaran la celebración por más de dos horas. Con Inés Arrimadas al frente, la formación aprovechó esta tensión para victimizarse y denunciar presuntas agresiones, versión que finalmente ha sido desmentida. Esta vez la foto les salió mal.

Artículos recomendados

Comentarios