Buscar
Usuario

Vida

¿De dónde vienen las expresiones sexuales "hacer un francés", "un griego" y "una cubana?

Existen multitud de términos referidos a nacionalidades para hacer referencia a prácticas sexuales.

¿De dónde vienen las expresiones sexuales "hacer un francés", "un griego" y "una cubana?

El sexo es tan libre como el lenguaje, por lo que existen multitud de formas de referirse a las prácticas sexuales con las que todos disfrutamos. Unas más soeces, otras más finas y algunas más académicas. Porque no es lo mismo hablar de sexo con tus amigos que con tus padres, por ejemplo.

Existen numerosas expresiones, algunas de lo más curiosas, que, aunque nos hemos referido a ellas por costumbre, probablemente no sepamos ni de dónde vienen. Las nacionalidades son un verdadero fetichismo en esto del lenguaje sexual. ¿Conoces alguna?

Probablemente sepas qué es "hacer un francés". Y seguro que lo has probado. ¿Y "hacer un griego"? ¿Te has atrevido? Rompe tabúes y prueba. Y entre tus fantasías seguro que se encuentra el que te hagan "una cubana". Pero más allá de lo práctico, ¿conoces de dónde proceden estas expresiones?

Hacer un francés

Hacer un francés o hacer una felación "Hacer un francés o hacer una felación"

¿Quién no ha hecho un buen francés? El bello arte de felar es una de las prácticas más habituales en el sexo. Una mamada de toda la vida. ¿Veis como hay muchas maneras de referirse a una misma cosa? 

Sobre el orgen de esta expresión, hay varias tesis al respecto, pero todas versan sobre la fama de las francesas de ser las mejores en abordar esto de las felaciones. Una de las teorías apunta hacia finales del siglo XIX cuando las prostitutas de los burdeles parisinos eran famosas por su buen hacer en el sexo oral, que ofrecían como su práctica estrlla. Otros apuntan como origen los últimos años de la Primera Guerra Mundial, en la que hubo una importante presencia de soldados estadounidenses en Francia, quienes quedaban maravillados con las felaciones de las mujeres francesas (todas, no solo las prostitutas).

Hacer un griego

Hacer un griego o practicar sexo anal "Hacer un griego o practicar sexo anal"

Para el sexo anal también hay unas cuantas maneras de referirse. La sodomía o hacer un griego son las más comunes, aunque existen otras más vulgares y ofensivas. 

Sobre el origen de esta expresión, no comenzó a usarse hasta la última mitad del siglo XX para referirse al sexo anal de una manera menos vulgar. Los adinerados clientes de lo burdeles, cuando querían solicitar esta práctica comenzaron a utilizar este término para sonar menos soez. Recurrieron al "griego" debido a que en la Antigua Grecia las prácticas homosexuales estaban muy aceptadas.

Cabe señalar que el sexo anal no solo es cosa de gays y que cualquiera puede practicarlo y disfrutarlo. Como curiosidad, los giegos y griegas lo llaman "un otomano".

Hacer una cubana

Hacer una cubana o masturbación intermamaria "Hacer una cubana o masturbación intermamaria"

Hacer una cubana o, lo que es lo mismo, masturbarse con los pechos de tu pareja. Quizás no es una práctica demasiado común, pero todos la conocen. Se introduce el pene entre las mamas de tu pareja y se frota emulando el coito. 

El término nació durante la presencia española en Cuba, en el tiempo en el la isla era colonia de España. Parece ser que algunas mujeres cubanas, posiblemente dedicadas a la prostitución, mantenían relaciones sexuales con los soldados españoles, realizándoles masturbaciones intermamarias

Sin embargo, este nombre solo se lo damos en España. En otros muchos lugares como Italia, Grecia o la mismísima Cuba lo llaman, sí, "hacer una española". En Alemania "spanischer sex" y en Francia "branlette espangole". Esto se debería a que esta práctica fue traída a Europa por los españoles que volvieron tras la pérdida de Cuba como colonia en 1898. 

Artículos recomendados

Comentarios