Donald Trump podría acabar con la PrEP en Estados Unidos

Donald Trump podría acabar con la PrEP en Estados Unidos

Estados Unidos podría llegar a vivir un retroceso en materia de sanidad con la intención de Trump de acabar con el conocido como Obamacare.

Política Maribel Baena Maribel Baena 15 Marzo 2017 17:08

Las ideas económicas y políticas de Donald Trump se conocían desde mucho antes de que este consiguiera llegar a la presidencia estadounidense. Aún así, hay quien ha llegado a sorprenderse al escuchar que el Obamacare podría tener sus días contados; la sanidad en Estados Unidos podría vivir un retroceso bastante grande, perjudicando a más de veinte millones de estadounidenses en apenas dos años. Pero eso no parece importarle al nuevo presidente.

En Estados Unidos, la sanidad no es pública; es decir, si tú enfermas no puedes ir al médico sin más, de forma gratuita. La medicina, y el uso de esta, hay que pagarlo, bien con un seguro privado, bien con un seguro del trabajo... O bien acudiendo a clínicas públicas. Estas últimas solucionan un mínimo de los problemas, y no tienen financiación suficiente como para conseguir ayudar a todos los pacientes. Además, no tienen medios suficientes como para pagar los tratamientos de enfermedades realmente graves, como podría ser el cáncer.

Donald Trump podría acabar con la PrEP "Donald Trump podría acabar con la PrEP"

El antiguo presidente, Barack Obama, consiguió aprobar el Obamacare. Este programa vendría a ser como una especie de Seguridad Social, pero estadounidense. Gracias a este, multitud de familias que no tienen la posibilidad económica de permitirse un seguro privado, y que no tienen trabajo por cualquier motivo, tienen acceso a la sanidad. Y lo que Donald Trump quiere hacer, junto con su equipo de Republicanos, es eliminar el Obamacare.

Al eliminar el Obamacare, el año que viene serían un total de catorce millones de estadounidenses los que no tendrían acceso a la sanidad pública; y en tan solo nueve años, la cifra ascendería hasta veinticuatro millones de personas. Estamos hablando de personas que no tendrían acceso a la medicina por no tener dinero; no tendrían modo de ir al médico si enferman, no podrían llevar a sus hijos si estos tienen fiebre, o no podrían ir a ver si ese bulto que tienen en el pecho es realmente benigno o no. Trump no puede retirar todos los fondos del Obamacare (también llamado Affordable Care Act) de un día para otro, sino que tendría que ir retirándolos de forma gradual. Pero el resultado, finalmente, sería el mismo.

El problema de la PrEP

De quitar la PrEP, aumentarán los casos de VIH "De quitar la PrEP, aumentarán los casos de VIH"

Si Trump finalmente se decidiera a eliminar el Obamacare, o la Seguridad Social estadounidense, una de las cosas que se vería afectada sería el acceso a la PrEP. Por si alguien no lo sabe, la PrEP es una pastilla que evita el contagio del VIH si una persona se ve expuesta al virus. Su nombre significa Profilaxis Previa a la Exposición, y, desde que existe, ha hecho que muchas personas se vean libres de contagiarse del VIH.

La PrEP debe tomarse de forma continuada, durante todos los meses, y está especialmente recomendada para aquellas personas que mantengan sexo de forma habitual con personas con VIH. Independientemente de que se haga con protección, lo mejor es, siempre que se pueda, tomar también esta pastilla. Pero no es gratis, ni mucho menos: sin seguro médico, la pastilla cuesta en torno a los 1.500 dólares mensuales. Con el seguro médico, dependiendo de qué tanto pueda cubrir este, se queda entre los cero y los 500 dólares. Sin el Obamacare, pues, prácticamente nadie podría tomar la PrEP, puesto que esta sería económicamente inaccesible para la gran mayoría de la población. Debemos tener en cuenta, además, que el grupo de la población con ingresos más reducidos suele ser, también, el que más necesita de estas pastillas; aquellos que se encuentran socialmente excluidos.

Donald Trump puede creer que está ahorrando, pero nada más lejos de la verdad. Lo que ahorre al eliminar las pastillas de forma gratuita, acabará teniendo que invertirlo en tratamientos para el VIH, con todo lo que este conlleva. Gracias a la PrEP, se ahorran una cantidad ingente de contagios de VIH, casos que deberían tener tratamiento médico de por vida. Noël Gordon Jr., un especialista en prevención del VIH de la asociación Human Rights Campaing, ha declarado que "no importa las vueltas que le des, una retirada sería devastadora. No solo detendría el progreso que hemos conseguido, sino que tendría el potencial de girar las tornas en la otra dirección y que veamos una potencial expansión del VIH".

Queda por ver qué es lo que decide hacer Donald Trump finalmente, aunque todo apunta a que el Obamacare tiene los días contados.

Comentarios