Niñas con pene y niños con vulva en la nueva campaña de concienciación del País Vasco

Niñas con pene y niños con vulva en la nueva campaña de concienciación del País Vasco

Buscan, de esta forma, crear conciencia social para normalizar la situación, visibilizar la transexualidad y aceptarla desde la infancia.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 11 Enero 2017 10:03

"Badira zakila duten neskak eta bulba duten mutilak". "Hay niñas con pene y niños con vulva". Con esa sencillez y claridad han querido comenzar a concienciar a la población la Asociación de Familias de Menores Transexuales del País Vasco, Chrysallis Euskal Herria. Para ello, han utilizado casi ciento cincuenta carteles donde aparecen dos niños y dos niñas; una de las niñas tiene pene, mientras que la otra tiene vulva, y uno de los niños tiene vulva, mientras que el otro tiene pene. Probablemente a más de una persona le choque esta imagen, puesto que la transexualidad todavía no está tan normalizada como debiera y menos aún a tan temprana edad.

Por desgracia, todavía asociamos nuestro género con el sexo que se nos otorga al nacer; es por eso que creemos que cuando un bebé tiene vulva, ya es automáticamente una niña. Ni siquiera las evidencias de que hay niñas que tienen pene nos han hecho replantearnos la situación, y continuamos asociándolo incluso antes de que sean los niños los que puedan comunicarnos qué es lo que realmente son. Es por eso que desde Chrysallis consideran tan importante concienciar a la población, hacer entender que nuestra identidad de género va mucho más allá de los genitales. Es fundamental que esto se sepa y se normalice para que, de esa forma, los niños transexuales no tengan que sufrir ningún tipo de discriminación.

Beatriz Sever, la responsable de prensa de Chrysallis, ha declarado en Verne que el objetivo de esta campaña es "concienciar a la sociedad sobre la transexualidad infantil y que los niños se sientan representados". Si no están representados socialmente, si no son tenidos en cuenta, es prácticamente como si no existieran a los ojos de la población; esto no hace más que invisibilizarlos y, a la larga, acrecentar todos sus problemas. "Hay un evidente vacío en la sociedad a la hora de abordar con normalidad la transexualidad infantil. Cuanto más se hable, más sencillo será para algunos padres detectar lo que le ocurre a sus hijos", ha explicado Sever.

Las ilustraciones estarán en muchas marquesinas de autobús y en algunas paradas de metro, desde ayer martes hasta el lunes 16 de enero. Un detalle muy importante sobre esta campaña de concienciación es que ha sido completamente subvencionada por un mecenas anónimo que ha querido donar 28.000 euros a la asociación. El dinero no se usará solo para esta campaña, sino que también se invertirá en la creación de un servicio dedicado a la atención, la asesoría y el acompañamiento de los menores transexuales y de su familia.

Un mecenas neoyorquino

Fotografía de la campaña "Fotografía de la campaña"

Al parecer, el mecenas anónimo vive actualmente en Nueva York, pero es de origen vasco. Gracias a la anterior campaña de concienciación que realizó Chrysallis, y que fue traducida a un total de ocho idiomas, llegó a los oídos de este misterioso mecenas que, al tener posibilidades económicas debido a su trabajo (finanzas), decidió apoyar a la asociación con 28.000 euros. Pero tenían que cumplir una condición: no podían revelar su identidad, bajo ninguna circunstancia. No se sabe el por qué de tanto anonimato, pero quizás estemos ante un joven que, en su momento, tuvo que ocultar su transexualidad debido al desconocimiento del entorno para, así, evitar el rechazo. O quizás vivió un caso cercano en su familia. Sea por lo que sea, ha sido capaz de desprenderse de tal suma de dinero para favorecer a todos los niños transexuales del País Vasco.

Chrysallis comenzó su labor en el año 2013, cuando un total de ocho familias vascas con niños transexuales decidió unirse para comenzar a trabajar juntos, para tratar de visibilizar su situación. Actualmente, unos cuatro años después, Chrysallis acoge a un total de cuarenta familias. Su labor es fundamental, puesto que las tasas demuestran que el suicidio es mucho más probable entre adultos transexuales que no fueron apoyados durante su infancia. No estamos hablando de una pequeña variación en las tasas, no; según la asociación estadounidense National Transgender Equality, mientras que la tasa de suicidio de toda la población es del 1'6%, entre personas transexuales cuya identidad fue negada durante su infancia es del 41%.

No han escapado de la censura de Facebook

La campaña ha tenido que ser censurada para Facebook "La campaña ha tenido que ser censurada para Facebook"

Pese a que la intención de la campaña no esconde nada obsceno ni nada impropio, la red social Facebook ha decidido censurar la imagen, tal y como acostumbra a hacer con todos los desnudos íntegros. La asociación ha decidido no rebatir la decisión, puesto que el miedo a que le cierren la página es mucho mayor. Sever señaló que esta censura les ha dado "todavía más visibilidad", pero, aún así, no querían que algo así ocurriera puesto que "desvía la atención de nuestro mensaje principal".

El mostrar el desnudo integral es necesario en esta reivindicación en particular, puesto que son justo los genitales la clave del dibujo. "Es la diferencia entre que los niños sean o no aceptados. Hay que entender que la naturaleza no es una fotocopiadora. Quienes niegan su identidad se excusan precisamente en sus genitales".

Comentarios