Machismo en el fútbol: 'Me dijeron que me iban a meter la polla en la boca'

Machismo en el fútbol: 'Me dijeron que me iban a meter la polla en la boca'

Soraya Leiva, asistente de árbitro en partidos de Primera Regional, ha denunciado ante la Comisión competente el deleznable trato que le propinaron los aficionados durante un partido por el hecho de ser mujer.

Vida María Pérez García María Pérez García 31 Enero 2017 14:17

Alrededor del deporte gira un aura de desigualdad que se extiende en todos los sentidos: homófobo, xenófobo y misógino. De hecho, es común escuchar noticias que hablan sobre insultos vertidos en partidos a jugadores negros o sobre desprecios hacia el colectivo LGTB dentro de los campos de juego. No obstante, el fútbol y el machismo son dos conceptos que parecen estar unidos de una manera más fuerte, ya que esta práctica margina a las mujeres de una manera que, aunque hemos 'normalizado', no debería estar consentida

Los equipos de fútbol femenino tienen que aguantar vivir al margen de la popularidad, ya que los únicos que gozan de reconocimiento son aquellos conformados por hombres. Por si no fuera poco, dentro del cuerpo técnico la figura de la mujer está ausente, siendo poco habitual que una mujer  entrene a los equipos. En el lado directivo estas, por supuesto, también están desaparecidas. La única manera de conocer a una mujer dentro de la primera división futbolística en nuestro país es siendo la pareja de un jugador. 

Ahora bien, el mundo del arbitraje parece estar dando un vuelco, ya que cada vez es más común ver a mujeres regulando partidos. Una de estas profesionales es Soraya Leiva, asistente de árbitro en partidos de Primera Regional. En ocho años, nunca había vivido un incidente por ser mujer, hasta que en su último encuentro sufrió un episodio que califica de infierno. 

Acta del partido "Acta del partido"

Leiva se encontraba regulando el partido de Primera Andaluza entre el CD Torredelcampo y el CD Vilches. Durante el encuentro los aficionados de ambas gradas intercalaron insultos varios, caldeando un ambiente que poco a poco se iba dirigiendo hacia la profesional. Entre las ofensas que se propinaron hacia Soraya, el árbitro principal recogió las siguientes:"¡Zorra vete a tu casa que es lo que tienes que hacer, y no estar aquí rodada de tíos, que es lo único que te gusta, zorra!", "¿por qué venís tantas mujeres a arbitrar, sino servís para nada?".

Estas palabras figuran en el acta que ha adscrito Antonio Hernández Jiménez, árbitro principal, a la Delegación de Linares. Si bien, esto es lo que se escuchó durante el partido, las amenazas hacia la profesional fueron mucho más allá, cuando en el tiempo de descanso un aficionado se le acercó y le amenazó: "Te vamos a meter la polla en la boca para que no llames más al árbitro". Después de estos episodios, el trio arbitral tuvo que solicitar, incluso, la presencia de la Policía Local para regular el partido

En el fútbol damos un paso para adelante y dos para atrás

El machismo en el deporte sigue siendo una realidad "El machismo en el deporte sigue siendo una realidad"

Los representantes de ambos clubes se han apresurado para desmentir las afirmaciones, acusándose el uno al otro de ser ellos el origen de los insultos. "Las protestas venían de la zona en la que se encontraban el público que venía de Vilches", afirmaban los de Torrelodones, mientras que los de Vilches escribían: "Deleznable trato el recibido por nuestros jugadores en el partido contra el Torredelcampo tachando de drogadictos a jugadores nuestros". 

Sea com fuere, lo que queda patente es que el machismo en el futbol es una triste realidad. Así lo reconoce Levia en una de sus declaraciones para La Otra Crónica: "Las mujeres en el fútbol damos un paso para adelante y dos para atrás, a pesar de que estemos tan avanzados en otros aspectos". Y es que ciertamente denunciamos la misoginia patente en el ámbito laboral, pero normalizamos la existente en el fútbol, asumiendo en nuestra propia cultura que la mujer esté condenada al ostracismo deportivo. 

Comentarios