Un Juez del Tribunal Supremo cree que la violencia de género no es causada por el machismo

Un Juez del Tribunal Supremo cree que la violencia de género no es causada por el machismo

Antonio Salas, magistrado de tribunal supremo, se envuelve en polémica en Twitter reduciendo la violencia machista a "diferencias de fuerza física".

Vida Xose Llosa Xose Llosa 03 Enero 2017 17:13

Hay quien le confiere a la bisagra entre un año y otro un misticismo ingenuo empeñado en imaginar que en el primer día del año las eternas problemáticas habrán pasado a mejor vida. Son los que viven la embriaguez de año nuevo envueltos en propósitos banales. Sin embargo, arrancamos el 2017 con la misma fealdad que despedimos el año 2016: 44 mujeres asesinadas por violencia de género en España en los últimos doce meses, y el primer caso de asesinato machista de 2017 no se ha hecho esperar: amanecíamos el día 1 con el apuñalamiento de una mujer de 40 años a manos de su pareja. También muy preocupante el hecho de que en 2016 descendieron las denuncias por violencia machista, y sería ingenuo pensar que este hecho radica en un apaciguamiento de la violencia, ya que los casos de víctimas mortales siguen en cifras dramáticas. Más bien cabría pensar en errores estructurales e institucionales. Pese a todo, Antonio Salas, magistrado Tribunal Supremo, arranca el año dudando del machismo como causa en la violencia hacia las mujeres a manos de sus parejas.

En opinión del magistrado, la violencia machista encuentra origen en "la diferencia de fuerza física" y también "en la maldad de muchos seres humanos". Incluso alega que ha sabido "de algunas mujeres que maltratan físicamente a sus maridos porque eran más fuertes". Incluso asegura que "hay mucha cifra negra porque el hombre no denuncia". Su alegato sobre la diferencia de fuerza física continúa: "Si la mujer tuviera más fuerza física que el hombre... no pasaría esto". En su atrevimiento llega a frivolizar: "¿Por qué en el colegio el grandullón siempre ha abusado del menos fuerte? ¿También es machismo?". En último término los discursos simplones de igualdad con los que de cuando en cuando un agente social trata de echar por tierra la Ley de Violencia de Género coinciden siempre en un factor: resultarían un paso atrás en la lucha contra el machismo. Y aquí entra Salas: "La verdad es que si no hay mujeres maltratadoras ¿qué problema hay en igualar el tratamiento penal?. Como mensaje vale con 10 años".

El viejo discurso de las mujeres maltratadoras "El viejo discurso de las mujeres maltratadoras"

Un pulso de fuerza física "Un pulso de fuerza física"

El humor del magistrado... "El humor del magistrado..."

¿Es Albert Rivera o el magistrado? "¿Es Albert Rivera o el magistrado?"

""Cifras negras". Ojo"

La violencia se ejerce contra las mujeres por el simple hecho de serlo

Lo curioso es que, mientras la Asociación de Mujeres Juezas de España instan al magistrado a "formarse", él se siente sorprendido por la reacción de los medios ante su discurso. Salas responde a la publicación de El Diario en la que se recogían también algunos de los Tweets: "Yo no he negado el machismo, lo que digo es que -en igualdad de fuerza física- habría menos machismo. ¡Es una opinión que no sé por qué molesta!". El magistrado aprovecha el rifirrafe para confesar que siente por el periódico el "más absoluto desprecio".

La respuesta a la polémica "La respuesta a la polémica"

Lo llamativo de este caso son dos factores: que la vía para el discurso del magistrado sea Twitter, y que justamente sea un magistrado el que se muestra un discurso preocupantemente enquistado. Recuerda la Asociación de Mujeres Juezas que "la violencia se ejerce contra las mujeres por el simple hecho de serlo (...) Lo dicen las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Unión Europea, entre otros organismos, el comité CEDAW, el Convenio de Estambul ...". Mientras parece que en el plano político se avanza hacia un gran pacto en violencia de género, cadenas de mensajes como la del magistrado Salas recuerdan que hay mucho camino por recorrer.

Es difícil ser más claro en menos palabras "Es difícil ser más claro en menos palabras"

Reducir la violencia machista a un enfrentamiento de fuerza física es, cuando menos, un ejercicio estéril. No lo digo yo, el propio magistrado cae en sus trampas a través del transcurso de su discurso. Mientras niega el machismo como componente explicativo de la violencia de género, asume que las mujeres están discriminadas en los centros de trabajo. En su propio entorno laboral -Sala de lo Civil del Tribunal Supremo- confiesa que "actualmente no hay ninguna (mujer). Esto es una desigualdad que se va corrigiendo y en 20 años habrá más mujeres que hombres dada la cifra de ingreso". La trampa del magistrado es considerar estos dos casos como realidades inconexas, cuando tanto la violencia en la pareja como la discriminación laboral responden a una situación estructural en la sociedad española: la discriminación de la mujer en todo plano. En el ámbito laboral se manifiesta respondiendo a que en Sala de lo Civil del Tribunal Supremo haya 100% hombres, y en el plano de las relaciones de pareja, se puede materializar en violencias de todo tipo. Es preocupante racionalizar la violencia sobre las mujeres -ya sea violencia administrativa, laboral, física o de cualquier índole-, sin una explicación de sustrato social y cultural de por medio.

Este recorrido lleva al discurso de Salas, en último término, a un callejón sin salida. No podría ser de otra manera. Según su parecer, la violencia machista es un problema sin solución. Trayendo a Hobbes de entre los muertos rebaja su explicación al hombre que es lobo para el hombre: "La maldad del ser humano no tiene solución. Se ve todos los días en las noticias. Si alguien tiene alguna solución viable que lo diga ya".

Maldad y fuerza "Maldad y fuerza"

Por último, y empecinado en la fuerza física como la variable explicativa de la violencia de género, el magistrado cae en un nuevo tropezón, ya que, según la Ley: "La violencia de género a que se refiere la presente Ley comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad". Tenganlo en cuenta.

6 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados