¿Se está produciendo una privatización del sistema de pensiones?

¿Se está produciendo una privatización del sistema de pensiones?

Según un informe, los jóvenes nacidos en los años 90 sólo dispondrán como pensión de la mitad de su último salario. El envejecimiento de la población y la precariedad laboral provocan un problema de financiación de las pensiones. ¿Se está llevando a cabo un proceso de privatización de esta prestación?

Economía Lola L. Muñoz Lola L. Muñoz 16 Noviembre 2016 09:31

El próximo 22 de noviembre se producirá en el Congreso de los Diputados la comparecencia de Fátima Báñez, ministra de Empleo, para que comience el debate sobre la reforma de las pensiones, de forma que se pueda asegurar la financiación de la Seguridad Social. Y es que el envejecimiento de la población, unido a la precarización del trabajo y al alto nivel de desempleo, está provocando que el sistema de pensiones sea insostenible, y cada vez se apunta más a una privatización de estas prestaciones a través de un plan de pensiones privado.

Las pensiones de viudedad, en el punto de mira

Fuente: Ministerio de Empleo. Elaboración propia "Fuente: Ministerio de Empleo. Elaboración propia"

Uno de los primeros temas que se abordarán en la comparecencia está relacionado con el agujero de la Seguridad Social, que ya alcanza los 18.000 millones de euros. Es por esto por lo que la pensión de viudedad y orfandad, que nació con la ley de Seguridad Social en 1963, ha saltado al debate parlamentario.

La idea es que estas prestaciones comiencen a sufragarse a través de impuestos, de forma que permita ahorrarse a la Seguridad Social los 20.000 millones de euros que cuesta financiarla. A pesar de que a priori parecería una buena salida al problema, los sindicatos temen que al dejar de ser estas pensiones contributivas (es decir, que alguien las ha estado pagando a través de contribuciones a la Seguridad Social mientras estaba trabajando), se vean sometidas a recortes. Y es que si no dependen de una contribución previa, estas ayudas pasarían a tener la misma categoría que cualquier otra (como las ayudas a la dependencia), y podrían verse afectadas por los próximos recortes.

A pesar de que estas pensiones son contributivas, parte de las mismas ya están sufragadas a través de impuestos. Cuando el contribuyente fallece sin haber cotizado lo suficiente, la pensión que le corresponde a su cónyuge no llega a un mínimo, y el Estado la complementa a través de los impuestos. Este es el caso del 32% de las pensiones de viudedad y del 54,5% de las pensiones de orfandad. Así, de los 20.000 millones que cuestan estas ayudas, 7.000 millones se recaudan a través de los impuestos.

Aun así, este tipo de prestaciones son actualmente bastante bajas, ya que no llegan a los 640 euros mensuales de media. Una cantidad insuficiente para asegurar la independencia de la persona que disfrute estas ayudas y que son, en un 92% de los casos de viudedad, mujeres.

El problema: pocas cotizaciones a la Seguridad Social

Fuente: Ministerio de Empleo. Elaboración propia "Fuente: Ministerio de Empleo. Elaboración propia"

Si el sistema de la Seguridad Social tiene unos 18.000 millones de euros en pérdidas es, evidentemente, porque se gasta más de lo que se ingresa en el sistema. La mayor parte de ese gasto se corresponde con las prestaciones sociales, ya sean estas por desempleo o pensiones. En este contexto, y con la hucha de las pensiones bajando cada vez más, el Gobierno debe buscar un plan alternativo para financiar estas pensiones. Un plan que además debe provocar consenso, ya que el ejecutivo de Rajoy necesita que los otros partidos le apoyen para que la reforma se apruebe en el Parlamento.

En este sentido, uno de los motivos repetidamente señalados sobre el problema de las pensiones es la mala calidad del empleo, mal pagado y con altas tasas de temporalidad, que impide a la Seguridad Social recobrarse gracias a las cotizaciones.

Y es que a pesar de que en los últimos años ha habido un repunte en el número de contratos que se firman, según datos del ministerio de Empleo, lo cierto es que esos contratos han sido mayoritariamente temporales, y en muchos casos a tiempo parcial. Si en 2007 el porcentaje de empleo a tiempo parcial era del 33,3%, en el 2015 esa cifra aumentó hasta el 63,2%.

La duración de los contratos es otro de los graves problemas. Debido a la alta temporalidad del turismo, uno de los principales sectores económicos en gran parte del territorio español, muchos de los contratos que se firman son temporales. También se producen casos en los que un mismo trabajador encadena muchos contratos temporales, pero no llega a firmar un contrato indefinido. Por estos motivos la duración de los contratos ha caído mucho: el 25% de ellos tiene una duración inferior a 7 días.

Tal y como José Antonio Gómez lo explica en este artículo de Diario 16 titulado Jamás cobrarás tu pensión, un trabajador que esté cobrando 400 euros al mes cotiza unos 160 euros mensuales, lo que supone unos 1920 euros al año. ¿Cómo se pueden financiar las pensiones si un trabajador cotiza al año lo mismo que casi tres meses de una pensión media?

La privatización de las pensiones

Fuente: informe OCDE. Elaboración propia "Fuente: informe OCDE. Elaboración propia"

Todo esto está provocando que muchos ciudadanos comiencen a pagar un plan de pensiones privado, frente a la posibilidad de que el Estado no pueda hacer frente al pago de estas prestaciones públicas. De hecho, un informe de la OCDE afirma que la llamada tasa de sustitución (el porcentaje que cobra un jubilado sobre el último salario que cotizó) caerá estrepitosamente hasta el 49,7% en 2060. O lo que es lo mismo: que los trabajadores nacidos en los años 90 no cobrará como pensión ni la mitad de su último salario.

Actualmente la tasa de sustitución se encuentra en el 73,6%, pero sólo hace falta echarle un ojo a la tasa de dependencia para saber que esa situación no se puede sostener. Si en 1950 había casi 13 personas mayores de 65 años por cada 100 personas de población activa (es decir, que estén trabajando o puedan y quieran trabajar), la tasa en 2015 es de casi 30 personas. Se estima que esa cifra aumentará a 37 en 2025 y a 73 en 2050, si todo continúa igual.

En el resto de países de la OCDE la tasa de sustitución que financia el Estado es mucho menor que en España, a excepción de Austria (76,6%). Por otro lado, 14 de los 34 Estados miembros tienen un sistema de pensiones privado obligatorio, y nueve de ellos tienen un sistema voluntario.

Por ahora, a medida que la reserva de las pensiones se vacía, cada vez son más y más los planes de pensiones que se ponen en marcha. Según datos de Inverco, una fundación dedicada a los fondos de inversión, el patrimonio destinado a los fondos de pensiones en España ha pasado de 49.018 mil millones de euros en 2008 a 68.012 mil millones en 2015.

¿Es este el primer paso para la privatización de las pensiones?

Comentarios