Essure, un método anticonceptivo con unos horribles efectos secundarios

Essure, un método anticonceptivo con unos horribles efectos secundarios

En un primer momento, todo lo que se hablaba de Essure eran ventajas. A día de hoy, se ha podido comprobar que no es oro todo lo que reluce.

Ciencia Maribel Baena Maribel Baena 05 Abril 2017 12:34

Durante el año 2002, hace ya más de quince años, comenzó a hablarse de un nuevo método anticonceptivo permanente mucho más efectivo que todos los anteriores: el método Essure. Se vendía, y se sigue vendiendo, como el método anticonceptivo más efectivo del mundo. Para quien no lo conozca, o no haya oído hablar de él, debe saber que Essure consiste es un dispositivo que se introduce dentro de las trompas de Falopio de la mujer, así como dentro del cuello uterino. Este dispositivo produce una inflamación dentro de la trompa de la mujer, de tal forma que el paso de espermatozoides se corta por completo.

La gran ventaja que todo el mundo comenzó a mencionar de Essure, sobre todo los especialistas, es que el procedimiento no dura más de diez minutos y puede llevarse a cabo en cualquier hospital o clínica. No implica tratar el cuerpo con hormonas, hacer ninguna incisión en el cuerpo, no deja cicatrices y no requiere de anestesia de ningún tipo. Fácil, ¿verdad? Lo que en ese momento no sabían sin las grandes repercusiones y los efectos secundarios que este método anticonceptivo provocaría más tarde.

Así funciona el método Essure "Así funciona el método Essure"

Desde Playground han contactado con algunas de las mujeres que se pusieron el Essure en su momento y que, a día de hoy, son prácticamente incapaces de llevar una vida normal. Sufren grandes dolores, infecciones de orina, sangre tanto en la orina como en las heces, un cansancio tan permanente que no les permite hacer nada. Pero lo peor de todo, lo que ellas más remarcan, es el dolor. Dolor en la cabeza, en la espalda, en el abdomen... Incluso en la propia piel; un dolor totalmente incapacitante.

Una de estas mujeres es Carolina Hernández, que allá por el 2005 decidió que ya no quería ser madre de nuevo. Es por eso comenzó a buscar información sobre métodos anticonceptivos definitivos. Su única exigencia es que este no fuera invasivo, o lo fuera lo menos posible. Estuvo buscando por internet, y en apenas cinco minutos encontró lo que pedía: el método Essure, apenas un muelle que se introducía en el cuerpo de la mujer, y que estaba comenzando a ser comercializado por Bayer. Parecía tecnología del futuro. Acudió rápidamente al hospital, y explicó lo que había visto. "Me dijeron que era una maravilla, que no tenía ni un solo efecto secundario, que era 100% titanio, me lo harían en la consulta y que al día siguiente podría llevar una vida normal", explica Carolina.

Tardaron unos diez minutos, y la mujer fue feliz durante cinco años con su muelle. Hasta que comenzaron los primeros efectos secundarios, esos que se suponía que nunca llegarían. Su menstruación empezó a ser cada vez más y más dolorosa, tenía constantes infecciones de orina, el cansancio era su más íntimo compañero. La Asociación Española de Afectadas por Essure ha señalado que Carolina es una de las más de mil afectadas por el método Essure en nuestro país.

Miles de afectadas por este método anticonceptivo

Carolina Díez interpuso hace unas semanas la que consta como la primera denuncia en nuestro país al Ministerio de Sanidad, al Sistema Nacional de Salud y a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios por los efectos sanitarios que el método Essure ha tenido sobre ella. La denuncia es, exactamente, "por error en la vigilancia y control sanitario de producto, así como en la evaluación de las notificaciones de incidentes recibidas y elaboración de alertas informativas y sanitarias".

El funcionamiento de este método debería haber despertado polémica hace ya mucho tiempo. Y es que estamos hablando de un muelle que lo que hace es provocar una inflamación en las trompas, garantizando así que los espermatozoides no puedan entrar y la fecundación no se llegue a realizar. Las ventajas, según los médicos, es que se puede poner sin ningún tipo de anestesia, no requiere de ingreso y es mucho más rápido.

Lourdes Peñarolla es otra de las afectadas por el Essure en España. En el año 2006 decidió probar el método, y solo un año después, en 2007, comenzó a padecer un fuerte dolor pélvico. "Al principio tenía dolores en las ingles y en los riñones, como si tuviera lumbago", ha explicado. Pero luego todo comenzó a empeorar: "Me tomase lo que me tomase, no me hacía efecto. A mí me dolía la carne. Tenía dolores, contracciones, me dolía la pelvis y no podía ni andar. Sufría cansancio extremo, me daban ataques de ansiedad al ver como yo, una mujer joven de 40 años, no podía hacer nada. Me costaba levantarme de la cama, vestirme, acompañar a mi hija, me pasaba el día en el baño con diarrea".

El muelle que se usa en el método Essure tiene un tamaño reducido "El muelle que se usa en el método Essure tiene un tamaño reducido"

Hemos contado tres historias, y esto ya sería lo suficientemente grave si lo dejáramos aquí. Pero, por desgracia, aún hay mucho más. Gloria Quero, con tan solo cuarenta y cuatro años, continúa llevando el método Essure desde que se lo puso en 2006. "Al principio, fueron dolores cervicales que yo relacioné con mi trabajo en el campo. Con el tiempo, llegaron los problemas digestivos (...), los dolores musculares, los problemas de ansiedad y de estrés, la sequedad en los ojos, las infecciones vaginales y de orina todos los meses. Me encontraba mal pero nunca lo relacioné con el Essure".

Si entráis ahora mismo a la página web del método Essure, podréis ver una advertencia arriba, que reza lo siguiente: "Algunos pacientes implantados con el Sistema Essure para la anticoncepción permanente han experimentado y/o reportado eventos adversos, incluyendo la perforación del útero y/o las trompas de Falopio, la identificación de las inserciones en la cavidad abdominal o pélvica, dolor persistente, y sospechas de reacciones alérgicas o de hipersensibilidad. Si el dispositivo tiene que ser eliminado para hacer frente a tal evento adverso, se requiere un procedimiento quirúrgico". Por lo menos, comienzan a advertir. Ya hay países, como Brasil, donde este método ya se ha prohibido totalmente.

Las afectadas lo único que buscan es un final a toda esta historia, algo que les haga poder pasar página, olvidar todo ese dolor. Quieren que su cuerpo vuelva a ser suyo al completo. Las que ya han recurrido a la operación para eliminar este método anticonceptivo han podido comprobar que todo vuelve a la normalidad una vez que este es eliminado, y esto hace que las que están a la espera se sientan mucho más felices y esperanzadas.

Comentarios