Carlos Arnelas explica la realidad del influencer: "Hay quien cobra desde 150 euros por subir una foto, hasta 6.000 euros"

Carlos Arnelas explica la realidad del influencer: "Hay quien cobra desde 150 euros por subir una foto, hasta 6.000 euros"

Hablamos con uno de los influencers de moda, Carlos Arnelas, que entre Twitter e Instagram acumula más de 400 mil seguidores.

Vida Dany Blázquez Dany Blázquez 20 Abril 2017 01:27

Carlos Arnelas dice tener dos vidas: la real y la de ensueño. Él es periodista y pocos saben que, al mismo tiempo, está terminando la carrera de Derecho y ADE. Sorprende saber que se maneja en varios idiomas, incluso chino. Y alcanzó la popularidad en las redes sociales después de ocurrírsele escribir una entrada en su blog sobre relojes dorados: "El primer día tuve 300 visitas. A raíz de eso, a través de Twitter me empezaron a contactar muchas marcas, me regalaban cosas, me invitaban a eventos... hasta hoy". Hoy hablamos con él en Los Replicantes.

Su trabajo consiste en subir fotos a Instagram y recomendar cosas. Productos, experiencias o viajes. Lo que sea que haya probado y le haya gustado. Es lo que se conoce hoy como un influencer: "Soy simplemente una persona más que prueba cosas y, bajo mi criterio, las recomiendo. Somos potenciadores de opinión cuando se pone en valor esa recomendación y, en algún momento que desconocemos, el boca a boca y las redes sociales hacen que te conviertas en alguien con muchos seguidores".

Su trabajo: probar cosas, recomendarlas y subir fotos a Instagram "Su trabajo: probar cosas, recomendarlas y subir fotos a Instagram"

Solo entre Twitter e Instagram, Arnelas acumula casi 400 mil seguidores. Una auténtica locura. Su audiencia le sigue diariamente y confía en su palabra, en su opinión y en su criterio. Un conocido bloguero dijo algún día que con lo que cobraba por subir una foto a Instagram se podía comprar un coche. Carlos habla con nosotros de las cifras que se manejan en este mundillo y nos confirma que todo depende del número de seguidores que acumules: "Hay personas que cobran desde 150 euros por una foto, hasta 6.000 euros".

Un trabajo que muchos cuestionan e infravaloran. ¿Qué es eso de ganar dinero por subir una foto a Instagram? ¿Quiénes son los influencers y por qué viven entre lujo y derroche? Pues son, sencillamente, una nueva generación de modelos y maniquíes: "Es un trabajo que ha existido siempre. Es la publicidad de toda la vida con nuevas caras, con nuevos personajes. Antes eran celebridades del mundo de la moda, y ahora somos personas de a pie que, por unos méritos u otros, se han hecho conocidos".

El influencer es una nueva cara para una profesión que ha existido siempre "El influencer es una nueva cara para una profesión que ha existido siempre"

Y es que detrás de cada foto hay un trabajo que muchas veces no se valora. Ellos no son simples modelos, sino pluriempleados de la producción y postproducción de un trabajo gráfico y audiovisual que genera contenido y dinero: "No basta solo con tener una foto bonita, hay que tener un timeline cuidado, tienes que jugar con las tonalidades, los colores y la luz de las fotos de todo tu perfil...  Hago un trabajo que consiste en compartir experiencias, recomendar restaurantes, probar cremas, decorar una casa, viajar y decir cuáles son los mejores lugares. Yo veo que ahí hay un desarrollo de muchas profesiones: periodismo, porque comunicas y elaboras un discurso; modelo, porque eres la imagen de una marca; fotógrafo y productor, porque después de todo el día grabando o haciendo fotos, te vas a la cama del hotel a seguir trabajando: seleccionas las fotos, las editas, escribes en el blog...".

Es un trabajo que ha existido siempre. Es la publicidad de toda la vida con nuevas caras, con nuevos personajes

No es un trabajo sencillo y por ello no todo el mundo vale para ser influencer. Aunque Arnelas reconoce que hace unos años era más sencillo llegar a vivir de esto, ahora cree que lo importante es ofrecer algo diferente. Una propuesta que, al menos, "tenga carisma, un sexto sentido para encontrar la mejor fotografía, con confianza en uno mismo y con mucho amor propio". Según él, todo el mundo está preparado para lo bueno, pero no para soportar las críticas o la exposición que conlleva esta profesión.

Actualmente es colaborador habitual en Movistar+ "Actualmente es colaborador habitual en Movistar+"

Una profesión que no entraba en los planes de Carlos: "Yo tenía otros propósitos en mi vida. En mi caso, me he preparado y me he formado porque nunca pensé que esto se iba a convertir en mi principal ocupación". Ahora, este periodista, al que podemos ver todas las semanas como colaborador habitual de Movistar+, solo desea que esto dure mucho tiempo: "No me veo dentro de unos años haciendo esto. Creo que mi figura evolucionará y se transformará. Igual que las de Dulceida, Marta Carriedo, Pelayo Díaz... En el futuro tendremos un rol en la sociedad en la que desempeñaremos una función más o menos parecida, es lo que yo me imagino. Quizá haciendo lo mismo, pero desde otros canales".

Lo que está claro es que todos ellos pertencen, a día de hoy, a una generación multimedia que está cambiando el mundo de la publicidad y de la comunicación. Lo que nos depare el futuro quizá lo escriban ellos mismos con sus pasos presentes.

Comentarios